lunes, 11 de junio de 2018

Mi camino hacia la felicidad

Mi camino hacia la felicidad

POR: Detzani Téllez Medina

 

La felicidad es una actitud vital, que todos podemos alcanzar. En los últimos 30 años loa investigadores han identificado los pasos que nos conducen a ella: gratitud, optimismo, compromiso… Y se ha visto que una buena parte de nuestra felicidad (aproximadamente el 40%) depende de nosotros.

Sonia Lyubomirsky una de las investigadoras más importantes en este campo, dice que la felicidad consiste en “sentir gozo, estar contento y vivir un estado de bienestar, combinado con la sensación de que nuestra vida es buena, tiene sentido y vale la pena”, la felicidad es un fin en sí misma pero además está demostrado que las personas felices tienen más éxito en el matrimonio, en la amistad y en el trabajo, así como gozan de una mejor salud.

Los estudiosos sugieren que la felicidad está compuesta por una base biológica invariable a la que le sumamos las circunstancias de nuestra vida, nuestra voluntad y las propias decisiones pero existe un elemento genético que determina que oscilemos dentro de cierto nivel de felicidad.

La felicidad es sin duda algo que todo el mundo desea, sin importar tu profesión, el empleo que tengas, el país donde vivas o la familia que tengas o si tienes pareja o no.

Pero, ¿no será que de tanto buscarla probablemente nos estemos perdiendo de la oportunidad de disfrutar lo que realmente tenemos?

La mente tiene la capacidad de hacernos sentir alegría o tristeza según los estímulos que le ofrezcamos. En la ciencia se conoce a esta habilidad como “plasticidad”.

El cerebro es un órgano que se encuentra en evolución constante. La corteza cerebral izquierda se concentran todas las sensaciones placenteras (amor, pasión, agradecimiento, felicidad, etc) y en la derecha las emociones negativas (depresión, miedo, tristeza, etc). Existe una relación entre ambas áreas y la medida que tiene cada uno determina la personalidad y el temperamento de las personas.

La felicidad es algo que se puede aprender, entrenar, desarrollar, mantener en forma y alcanzar sin problema, y sin factores externos como puede ser el dinero o cosas materiales.

¿Pero qué podemos hacer ante las situaciones que nos causan infelicidad?

  • Podemos en lo cotidiano encontrar la felicidad.
  • Sólo hay un camino para ser feliz: aceptar aquello que tenemos y lo que no tenemos también.
  • Aprender a ser agradecido por todas las cosas que tengas.

Entonces ¿dónde está la felicidad? En las cosas pequeñas de cada día: en la sonrisa de tus hijos, en tener comida en tu mesa, en la belleza de un amanecer o atardecer, en una charla con familia o amigos, en un abrazo reparador, en una buena película, disfrutar de la música, disfrutar de un buen libro, en un llanto sanador, poder trabajar en lo que amas y además que te paguen, abrazar a tu mascota, una buena caminata, etc.

Otro aspecto importante es poder trabajar en conocerte a ti mismo, existen muchos test de personalidad para que puedas identificar tus fortalezas y áreas de oportunidad y en base a los resultados puedas hacer un balance y trabajar en lo que necesitas y reforzar lo que ya tienes y que te gusta.

Te propongo un ejercicio: que a lo largo de esta semana digas que sí al menos a tres cosas que no harías normalmente, y que apuntes en un diario las anécdotas que vayan surgiendo día a día.

Esto te obligará a salir de tu zona de confort, lo que te ayudará a crecer como persona y descubrir lo que quieres realmente y hacia donde necesitas dirigirte.

Al hacer cosas que no te atreverías, podrás descubrir si no las hacías por miedo o porque realmente no son para ti.

Al repetir constantemente este ejercicio tu vida se hará mucho más interesante y empezarás a conocer nuevas ideas que te harán replantearte lo que te hace feliz y lo que no.

 

Asociación Civil que recomiendo:

infanciamexico.org

Esta fundación trabaja para la protección de la niñez, beneficia a 600 organizaciones, realiza actividades  culturales, recreativas y educativas; trabaja en favor de los derechos de la infancia, pero también apoya a jóvenes, adultos y adultos mayores.

Deja tus comentarios sobre este artículo