jueves, 11 de octubre de 2018

¿Cómo hablarle a los niños de la muerte?

¿Cómo hablarle a los niños de la muerte?

POR: Detzani Téllez Medina

 

Las palabras que debemos usar para explicar la muerte a los niños dependerán de la edad que tengan y de nuestras propias experiencias, creencias, sentimientos y circunstancias, puesto que cada situación es diferente.

Los niños tienen conciencia de la muerte mucho antes de que nosotros nos demos cuenta.

Los niños tienen una idea diferente de la muerte, hasta la edad de los tres años a un niño lo único que le preocupa es la separación, la muerte no es considerada un estado permanente para un niño de tres a cinco años.

Después de los cinco años la muerte suele representarse como un ser, un monstruo que viene a llevarse a las personas; todavía se le atribuye a una intervención externa.

Entre los nueve y los diez años empieza a manifestarse la realidad, es decir la de la muerte como un proceso biológico permanente.

Los niños reaccionan de diferentes maneras ante la muerte del padre o de la madre:

Desde el retiro silencioso y el aislamiento hasta el llanto a gritos que atrae la atención en un intento de sustituir así a un objeto perdido, querido y necesitado.

– En los niños pequeños que todavía no pueden diferenciar entre el deseo y la acción, pueden sentir un gran remordimiento y culpa. Se sentirán culpables por haber matado a los padres y temerán un castigo terrible.

Sin embargo en temas delicados hay que encontrar un equilibrio entre eludir y confrontar una información:

– Estar siempre abiertos a la comunicación  con los niños.

Escuchar, comprender y respetar los sentimientos de los niños.

– Dar explicaciones sinceras, con sentimientos breves y fáciles de entender.

Dar respuestas en un lenguaje sencillo y adecuado para la edad del niño.

– Preguntarle al niño si entendió la explicación y no dejarlo con dudas.

– Hay que explicarle a los niños la muerte en términos muy sencillos. Las ideas equivocadas de los niños acerca de la muerte pueden dar lugar a problemas. Algunos niños suelen confundir la muerte con el sueño, en especial si escuchan a un adulto que se refiera a la muerte como: “el sueño eterno” o el “descanso eterno” y esto puede dar como resultado la confusión en el niño, y puede empezar a tener miedo a dormir o cerrar los ojos.

Si los adultos que en ese momento pueden estar bastante afectados, no comprenden a estos niños y los regañan o corrigen e extremo, puede ocasionar en los niños que se retraigan y se cierren en su interior con todas esas emociones; y puede ocasionar problemas a futuro.

La clave con los niños adolescentes es escucharlos y dejar que fluyan sus sentimientos tanto si son de culpabilidad, de rabia o tristeza.

Lo que te puede ayudar:

Debes estar preparado: reflexiona sobre tus creencias sobre la muerte, así será más fácil cuando los niños nos pregunten sobre el tema.

Ser sincero: las mentiras o metáforas que usamos con respecto al tema de la muerte pueden causar más malestar que alivio, decirle que alguien que está muerto ya está descansando o dormido, puede provocarle terror a irse a dormir por las noches.

Estar cerca: acompañarlo en el proceso y platicar con él, escucharlo, para explorar como entiende la muerte.

Ser claros: debemos ser simples y claros en nuestras explicaciones, los niños son más concretos. Podemos hablarles en términos biológicos: el perrito está muerto, ya no respira, ni puede ver ni caminar, debemos usar términos más precisos.

Esperar: después de hablar de la muerte con los niños, probablemente regresen y vuelvan a sacar el tema, es buen momento de escucharlos y preguntar si tienen más dudas.

Tranquilizar: a los niños cuando se les habla de la muerte, les preocupa que sus padres mueran, podemos tranquilizarlos diciendo que estaremos con ellos mucho tiempo, el tiempo que nos necesiten.

La muerte es una etapa que todos tendremos que atravesar, por mucho que quieras proteger a tus hijos del dolor no es posible hacerlo para siempre. Hablar sobre este tema ahora que no sufren ninguna pérdida significativa, les podrá ayudar a prepararse para cuando se presente.

 

Asociación civil que recomiendo:

portimujer.org

Esta asociación apoya a los grupos más vulnerables de nuestro país, mujeres, niños, niñas, adolescentes, adultos mayores indígenas y migrantes en estado de abandono y situación de violencia mediante acciones humanitarias y legales.

Deja tus comentarios sobre este artículo