SER > SANACIÓN
sábado, 13 de enero de 2018

¿Qué hay detrás del abuso en sus distintas formas?

¿Qué hay detrás del abuso en sus distintas formas?

POR: Detzani Téllez Medina

 

El abuso deja efectos profundamente arraigados en la  personalidad. Una víctima puede sentir culpa y  vergüenza, además de experimentar, represión, temor, odio, alienación y desconfianza.

Hay diferentes tipos de abuso y a continuación te los detallo:

  1. Abuso físico (golpes, cachetada, pellizcos, etc.)

2.- Descuido físico (abandono de personas, negarse a dar tratamientos médicos, mala nutrición, o higiene inadecuada).

3.- Descuido educativo (negarse a mandar a los niños a la escuela reteniéndolos en casa).

4.- Descuido emocional  (asalto verbal o emocional en contra de un menor o alguien más débil).

5.- Castigo cruel (castigos inusuales o poco comunes que dejan devastados emocionalmente a los menores).

6.- Sufrimiento mental (poner sobrenombres despectivos menospreciando constantemente).

7.- Abuso sexual (forzar o engañar a un menor a tener contacto sexual con un adulto, tocar inadecuadamente o mostrar material pornográfico a un menor).

8- Abuso económico (ejercer control sobre alguien a través del dinero).

Todas las víctimas de abuso construyen murallas defensivas alrededor de sus heridas para protegerse del dolor, sin embargo este mecanismo de defensa tiene el efecto de aislarnos y al cabo del tiempo desarrollamos una actitud de víctima.

Mecanismos comunes de defensa:

1- La negociación: Bloquear memorias dolorosas.

2.- El minimizar: “No fue tan malo” o “No fue para tanto”.

3.- La  división, separación o fragmentación: aparentar ser valientes y fuertes cuando en realidad no lo somos.

4.- El control: tratando siempre de ejercer un control excesivo sobre los demás, o manipular.

No podemos cambiar el hecho de que haya habido abuso, pero a través de la sanidad podemos ser restaurados.

¿Y qué pasa después del abuso?

Se siente mucha culpa y depresión: Una víctima busca ser castigada para aliviar la culpa.

El valor propio: el abuso nos hace sentir que no valemos nada. Tratamos de buscar valor en el poder, sexo, dinero, etc.

El verdadero valor comienza en entender cuál es nuestra verdadera identidad, cuando nuestro valor propio no es lo que debe ser, podemos expresar síntomas como:

1.- Creer que merecemos menos.

2.- Llegamos a ser pasivos en las relaciones con los demás.

3.- Intentamos buscar la seguridad a través del control.

4- Tratamos de ser perfectos y por lo tanto no podemos ser transparentes.

5.- No podemos recibir amor pues nos sentimos vulnerables.

En cada área donde habitan fortalezas hay estancamiento en nuestro desarrollo.

La sanidad no sólo quita el dolor y los hábitos de conducta autodestructiva que hemos construido alrededor de nosotros, sino que también permite el desarrollo total del que somos capaces.

Otra expresión del abuso es el temor: es una reacción inicial a cualquier tipo de abuso.

El temor paraliza a la persona, su ser, su fe y confianza.

Hay diferentes formas en las que el temor se manifiesta en la vida de una persona que ha sufrido abuso:

1.- Temor de confiar.

2.- Temor de abrirse con otros.

3- Temor de recibir amor.

4.- Temor de amarnos a nosotros mismos.

5.- Temor de lo que piensen los demás.

6.- Temor de cualquier vulnerabilidad.

7.- Aferrarse a la compasión o lastima.

8.- Aferrarse a sí mismo o a una preocupación excesiva.

El antídoto para el temor es el amor.

Las heridas crean amargura e insensibilidad (no mostramos emociones y nos endurecemos del  corazón).

¿Qué podemos hacer?

1.- ¡¡¡No te calles!!!

2.- Evalúa la situación, para reconocer el mejor plan de acción.

3.-Busca ayuda.

4.- Si el caso es muy grave se puede tomar medidas como: denuncias policiales, o judiciales u órdenes de restricción, según sea el caso.

5.- Existen asociaciones civiles que te pueden ayudar con asesoría legal, ayuda psicológica o un lugar donde quedarte, ayuda para conseguir un trabajo, etc.

 

Asociación civil que recomiendo:

casagaviota.org

Esta es una asociación civil que trabaja íntegramente en la reducción de la violencia familiar, laboral y de género a nivel nacional.

Deja tus comentarios sobre este artículo