SER > SANACIÓN
miércoles, 05 de agosto de 2015

Nuestro trabajo es una expresión divina

Texto de Louise L. Hay

Cuando la gente me pregunta acerca de mi propósito en la vida, les digo que mi trabajo es mi propósito. Es muy triste saber que la mayoría de la gente odia su trabajo y, lo que es peor, que no saben lo que quieren hacer. Encontrar tu propósito de vida, buscar un trabajo que te guste hacer, es amar lo que eres.

Si odias donde trabajas u odias lo que estás haciendo, siempre sentirás lo mismo a menos que cambies tu interior. Si obtienes un nuevo puesto de trabajo, pero mantienes tus mismas creencias, te sentirás igual todo el tiempo.

Parte del problema es que muchas personas piden lo que quieren de una manera negativa. Tenemos que decretar lo que queremos de una manera positiva. Así pues, si estás diciendo “Yo no quiero que esto sea parte de mi trabajo”, o “Yo no quiero tener energía negativa alrededor” o “No quiero que esto suceda”, en realidad estás reafirmando los sentimientos y las situaciones negativas. Tenemos que tener claro lo que queremos y expresar esas necesidades de una manera positiva.

A veces es molesto pedir lo que queremos. Es tan fácil decir lo que no queremos. Comienza a declarar lo que quieres que sea tu trabajo. Prueba uno de los siguientes decretos:

–          Mi trabajo es muy enriquecedor. Ayudo a la gente. Yo soy capaz de ser consciente de lo que necesitan. Yo trabajo con gente que me quiere. Me siento seguro en todo momento.

–          Mi trabajo me permite expresar mi creatividad libremente. Gano buen dinero haciendo cosas que me gustan.

–          Siempre estoy feliz en el trabajo. Mi carrera está llena de alegría, de risa y abundancia.

Siempre hay que decretar en tiempo presente. ¡Lo que decretas lo conseguirás! Si no lo haces, entonces hay creencias dentro de ti que se niegan a aceptar tu bien.

Estos son algunos consejos maravillosos para ayudarte a encontrar un trabajo que sea una expresión divina de tu creatividad. Te animo a probar los decretos, tantos como te sea posible para que puedas encontrar un trabajo que sea significativo y satisfactorio.

Haz una lista de lo que crees sobre el trabajo. Podrías sorprenderte por las creencias negativas que tienes dentro de ti acerca del trabajo y lo que es posible para ti.

Piensa en las cualidades que deseas encontrar en un trabajo. ¿Siente como si tuvieras el trabajo perfecto? Sé muy claro acerca de lo que deseas.

Si no sabes lo que quieres, al menos tienes que estar dispuesto a saberlo. Ábrete a la sabiduría que está dentro de ti.

Presta mucha atención a aquellas actividades que te traen gran alegría y una inmensa satisfacción.

Cuando estás en un trabajo que odias, vas a apagar la capacidad de su poder para expresarse. Cuando tenemos fuertes creencias de que no nos merecemos algo bueno, tenemos problemas de hacer lo que queremos. Empieza a escribir todo lo que crees sobre el trabajo, el fracaso y el éxito. Mira todos los aspectos negativos, y date cuenta de que esas son las creencias que te impiden fluir en esta área. Todo está en volver a aprender y practicar nuevas formas de amarte más cada día.

Tu trabajo sirve como una expresión de la creatividad. Es necesario ir más allá de tus sentimientos de no ser lo suficientemente bueno o no saber lo suficiente. Permite que la energía creativa del Universo fluya a través de ti en formas que son profundamente satisfactorias para ti. No importa lo que hagas, siempre debe ser algo que te satisfaga.

Mi esperanza es que encuentres un trabajo satisfactorio que contribuya al mundo en su totalidad, debido a que tu potencial se expresa creativamente en hermosas formas y apoyos. Tómate tu tiempo en este mes para encontrar lo que realmente te trae alegría y felicidad, y empieza a hacer más de eso.

Deja tus comentarios sobre este artículo