SER > SANACIÓN
jueves, 17 de septiembre de 2020

Los tres sistemas dentro de ti

Por: Rocío Algara*

Detrás de nuestras motivaciones y metas están nuestras emociones dirigiéndonos, cuando tenemos éxito surgen emociones positivas (causan alegría y satisfacción) y cuando encontramos obstáculos y amenazas experimentamos emociones negativas (como enojo y miedo).  El neurocientífico Panksepp ha investigado sobre el procesamiento emocional y evidenciado que existen varios circuitos integrados en el cerebro que dan lugar a diversos tipos de emoción que regulan la motivación. De las investigaciones más recientes de él, LeDoux y Depue con Morrone-Strupinsky se ha postulado que nuestro cerebro contiene mínimo tres tipos principales de sistemas de regulación de emociones, cada uno diseñado para realizar algo distinto. Dichos sistemas son:

  1. El Sistema de Amenaza y Auto-protección: su función es detectar y seleccionar rápidamente amenazas para elegir una respuesta como luchar, escapar, paralizarse o afrontar de otra manera y puede detonar ansiedad, ira o disgusto que puedes notar como frecuencia cardíaca elevada, náuseas, sudor, descargas de pensamientos rápidos y atención focalizada. También se activa si alguien a quien amamos está amenazado. En este sistema desempeña un papel importante la regulación de la serotonina y la actuación de la adrenalina y el cortisol.
  2. El Sistema de Activación de Búsqueda de Incentivos y Recursos: su función es brindar sentimientos positivos que nos guíen, motiven y animen en la búsqueda de recursos que necesitamos nosotros y quienes nos importan para sobrevivir y prosperar como alimentos, sexo, comodidades, amistades, estatus y reconocimiento. Nos impulsa a conseguir y la sustancia que lo protagoniza es la dopamina.
  3. El Sistema de Calma, Satisfacción y Seguridad: su función es aportar calma, tranquilidad y paz, contribuyendo a restablecer el equilibrio. Estar satisfecho es una forma de sentirse feliz por el modo como van las cosas y por sentirse seguro, no luchar ni desear algo, una paz interna distinta de la euforia o aburrimiento. Está relacionado también con el afecto y la bondad derivado por ejemplo de ciertas relaciones sociales de afiliación que pueden tranquilizarnos modificando así los umbrales de dolor, afectando el sistema digestivo y al inmune a través de oxitocina y opiáceos, así como también de endorfinas.

Paul Gilbert, psicólogo que desarrolló la Terapia Enfocada en la Compasión, enfatiza que si comprendemos la naturaleza y orígenes de nuestras emociones y el fin para el cual fueron diseñadas podemos observar la importancia de nuestras emociones protectoras que son las grandes protagonistas de nuestro cerebro que no evolucionó para la felicidad sino para la supervivencia y la reproducción que fácilmente puede anular emociones positivas. Lo anterior no es indicador de algo malo en mí sino que son respuestas adecuadas a los acontecimientos de la vida.

Cuando uno de estos sistemas se activa es como si se hiciera grande y los otros dos empequeñecieran. ¿Cuál sistema notas que se activa más frecuentemente en ti y está más presente en tu vida? Reconocer nuestros sentimientos y reacciones desagradables para aceptarlos de forma compasiva, logrando un equilibrio entre los 3 sistemas y activando a propósito el Sistema de Calma y Afiliación para que crezca y poder sentirnos seguros, en paz y satisfechos es la invitación.

Hoy es buen momento para reclamar tu herencia humana completa.

*Acompañamiento Terapéutico

Deja tus comentarios sobre este artículo