SER > SANACIÓN
jueves, 26 de abril de 2018

La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

POR: Detzani Téllez Medina

 

“Cuando te encuentres cabalgando un caballo muerto, es hora de que te bajes de él”
Indios Dakota

 

Muchas veces somos incapaces de desligarnos de relaciones y situaciones ya caducas. Apegarse a una relación vencida es como pretender curar a un muerto, una alternativa para eludir los cierres es adquirir nuevos compromisos antes de culminar los  previos, de esta manera nos involucramos con una nueva pareja antes de terminar con la anterior.

Vivimos de manera cíclica, los ciclos son secuencias que conllevan un inicio, un desarrollo y un final. (Los animales, las plantas, las relaciones de amistad y amorosas, el trabajo, etc. Tienen principio y fin).

Para cerrar un ciclo resulta positivo reconocer lo vivido, y cuál es la influencia de esto hoy en nuestra vida. Rescata siempre lo positivo, reconoce lo vivido, y guarda siempre lo que pueda servir. Sé comprensivo con las fallas incurridas, en fin: hay que mirar el pasado con dignidad y mucho amor. Agradecer lo vivido, porque ahora contamos con esa lección en nuestro haber.

Un buen cierre está ligado al agradecimiento. Un mal cierre siempre está ligado al resentimiento o la negación. Todo lo que no se cierra adecuadamente se vuelve fantasmagórico y recurrente.  Tiende a repetirse de varias formas, lo que hace que continuemos girando sobre lo mismo y nos llenemos de cólera por sentirnos estancados, imposibilitados de reanimar nuestra vida.

Ejercicios para la post separación:

Escribe tus pensamientos y sentimientos, drena tus emociones, tus necesidades no resueltas, déjate fluir. Al hacer tu escrito recuerda que no todo en la vida tiene  explicación. Concluye agradeciendo esa relación sea como haya sido.

Guarda esta carta y después  de un tiempo léela y cuando sientas que ya has superado mejor esa ruptura, quémala o rómpela.

El perdón hacia nosotros mismos y hacia los demás también nos puede ayudar a poder cerrar de una forma más sana cada ciclo.

¿Cómo lo hago?

  1. Si una etapa de tu vida ha llegado a su fin no te quedes con nada: di lo que debas decir o escribe y deja ir.
  2. No guardes obsequios que te lastimen y que ya pertenecen al pasado. Obsequios que te hagan mantener en tu mente a alguien que ya no debe tener cabida en ella, no te ayuda. O si puedes, conviértelo en algo útil para alguien más.

3.- Si cometiste alguna falta pide perdón y perdónate. En ocasiones, perdonarnos es lo más difícil pero, al mismo tiempo lo más necesario. Somos seres humanos y nos equivocamos pero esto es parte de nuestra naturaleza.

  1. Haz oración para alcanzar paz interior, para que te ayude a lograr una comunión y paz. Trabaja en tu área espiritual.
  2. Ora por los que te han lastimado y decide perdonarlos y bendícelos.
  3. Cambia el escenario, pero para hacerlo el requisito es que estés totalmente convencido.
  4. Es importante no culpar a nadie más de lo que sea que hayas vivido. El hubiera no existe más que para atormentarnos y nos dificulta aceptar la realidad.

Cerrar ciclos no es cosa de una sola ocasión. Es como limpiar el disco duro de la computadora para hacer espacio a lo que sigue o sacar del closet aquello que  ya no necesitamos; es decir, es algo normal y necesario.

Podemos pasarnos la vida en una relación que no nos llena, o nos hace infelices; un trabajo que no nos apasiona, pero que nos da para vivir; un lugar que no nos gusta conformándonos con lo que no nos gusta, lo que no nos apasiona, viviendo de forma conformista; pero ¿qué puedo hacer? Revisar mi vida, revisar lo que no me gusta, incluso lo que me lastima y modificarlo.

 

Asociación Civil que recomiendo:

Fundación Hogares

Instituto de asistencia privada que promueve la participación y compromiso social para construir comunidades capaces de resolver sus necesidades y mejorar el lugar en el que viven.

Implementando programas de desarrollo comunitario.

fundacionhogares.org

Deja tus comentarios sobre este artículo