SER > SANACIÓN
miércoles, 05 de agosto de 2015

Comer o no comer, vivir o no vivir…

Hola mi gente hermosa; hay una frase que pronunció el Maestro Jesús que dice: “No es lo que entra por la boca del hombre lo que contamina, sino lo que de ella sale porque del corazón procede”.

Les hago referencia de esta frase porque muchas personas me hablan para preguntarme si es malo comer carne o si deben ser vegetarianos o veganos como ahora está de moda.

Yo particularmente no juzgo a nadie por sus hábitos alimenticios, cada quien es libre de comer lo que le guste; NO EXISTEN los alimentos malos o buenos; lo que existe es la CALIFICACIÓN por LIBRE ALBEDRÍO, esto quiere decir que en realidad los alimentos van a causar el efecto que tú decidas, si tú crees que las harinas son malas o te engordan, ¿qué crees que va a pasar? que te van a hacer daño y tendrás kilos de más.

No hay alimentos que te hagan más espiritual o menos espiritual, lo que existen son creencias. Nuestra mente es la creadora y guarda patrones muy antiguos de nuestros hábitos y creencias.

Pero tú tienes el poder de transformar la vibración de los alimentos con tu mente; basta con que mentalmente bendigas el alimento y hagas una estrella de cinco puntas encima del plato. Si sospechas que está pasado o crees que te pudiera hacer daño; entonces has este tratamiento.

No es el alimento el que te hace más bueno o más santo; es lo que piensas, sientes y dices, por eso la frase que dijo el Maestro es muy sabia y resuelve el asunto. De hecho el Maestro Jesús consumía pescado y otras carnes; en aquella época el término y concepto de vegetarianismo no existía, lo más común era consumir alimentos cárnicos. Lo que el Maestro hacía era bendecir y elevar la vibración de los alimentos, pero él era consciente que lo que verdaderamente califica es la mente.

Si tú ya no apeteces comer carne y no te atrae, perfecto, quiere decir que tu organismo no la requiere, claro eso no quiere decir que seas más evolucionado que los que comen carne o viceversa. Nada tiene que ver el alimento con tu desarrollo espiritual; sí, en algún momento de la evolución no habrá necesidad de asimilar las proteínas animales que construyen el cerebro y el músculo, en especial el cardíaco que es el que más se desgasta y requiere ingentes cantidades de proteínas para reconstruirlo. Pero todavía falta un buen trecho para ello.

No te tortures con el alimento, come lo que te guste, porque tu cuerpo es más sabio que tú y conoce qué es lo que necesita para mantenerse; lo que se debe buscar siempre es la moderación; ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.

Recuerda que las cosas serán lo que tú decidas que sean y en la alimentación no es distinto.

También me preguntan si se debe tomar o no alcohol y si se puede ir a bailar a una discoteca.

Gente, el punto no es si bebes o no o si vas a una discoteca o no.

Nosotros encarnamos en un país determinado con la finalidad de aprender a las experiencias que en él se nos presenten. Tomarse un trago de lo que sea no te condena ni te manda al infierno o te va a hacer menos espiritual o más espiritual; lo que uno debe buscar siempre es el equilibrio, uno tiene que ser capaz de tener la voluntad de decir: Gracias, no más, y parar de beber. Nuestro objetivo al evolucionar en este Universo Polar es precisamente aprender a encontrar el equilibrio, para alcanzar la Maestría debemos dominarlo todo y lo más importante es controlarnos a nosotros mismos.

Ir a una discoteca a bailar es una experiencia que nos presenta un gran desafío, ya que nos vamos a enfrentar a una serie de energías muy fuertes y en la mayoría de las ocasiones pesadas; pues desde el ambiente denso y obscuro hasta la música estridente, el humo de cigarrillo y los vapores que genera el alcohol, así como las emociones que se desatan en las personas al soltarse con los efectos de las bebidas. Aquí uno debe tener el PODER de estar en el medio sin dejarse arrastrar o dominar por las corrientes de energía que allí se emanan. Baila y diviértete porque a eso vas, pero siempre está consciente de ti mismo y mantén el control.

La espiritualidad de hoy no va con el hacerte anacoreta e irte como ermitaño a un monte solo; lo podrías hacer, pero perderías muchas de las experiencias que debes aprender de la vida moderna.

Vivimos en el mundo y estamos en el mundo para disfrutar de todas las experiencias que en él se presentan; sin embargo no nos identifiquemos con el mundo, porque somos YO SOY, somos Dios en esencia. Experimenta pero no te conviertas en el experimento; siempre ten presente que tú eres Espíritu Divino, nada ni nadie te puede afectar. Eres tú el que finalmente decide.

Hagas lo que hagas no te sientas culpable ni te estés torturando por el pasado; aprende la lección de la experiencia y sigue adelante, no has perdido ni cometido errores; lo que has hecho es experimentar y crecer. Valora cada minuto de tu vida, vívelo intensamente y da gracias a tu Divina Presencia YO SOY por darte toda esa gama de lecciones para enriquecerte y hacerte más sabio y menos ignorante.

No me creas, compruébalo.

m.eulyon@gmail.com

Deja tus comentarios sobre este artículo