SER > NUTRICIÓN
viernes, 25 de mayo de 2018

¿Y cómo está la salud de tu Hígado?

¿Y cómo está la salud de tu Hígado?

POR: Christina Lima*

 

Para nadie es un secreto que el órgano más importante para una buena salud es el hígado. A él le debemos el sanar más rápido, recibir la energía necesaria, estar blindados ante toxinas dañinas y hasta nuestra longevidad. El hígado es un auténtico ‘mandamás’ e interviene en las funciones más importantes para que podamos desarrollarnos a plenitud.

Todo pasa a través de él gracias a una abundante sangre circulatoria (tanto arterial como vascular). También regula todo lo que ingerimos, pues una de sus funciones es ser nuestro filtro selectivo, para únicamente tomar lo que necesitamos y desechar lo que nos daña o estorba.

Así, se convierte también en una especie de guardián de invasores bacterianos y virales que todos los días nos atacan. El hígado es la pieza central de nuestro sistema inmune y a partir de él nuestro organismo puede cumplir con sus tareas.

Se ubica en el lado derecho superior de la cavidad abdominal, justo abajo de las costillas. Cuenta con cuatro lóbulos y a pesar de sus múltiples funciones, tiene apenas un peso de un kilo y medio, en promedio. Es tal la magia y poder de este órgano, ¡que es capaz de regenerar su propio tejido!

¿Cómo se puede afectar el funcionamiento de mi hígado?

Muy sencillo: la grasa abdominal es la mayor amenaza para la función hepática. Esa grasa visceral rodea a los órganos vitales e interfiere de manera directa en la circulación y funciones enzimáticas, es por ello que una alimentación balanceada y llena de alimentos reales nos va a dar una ventaja para el funcionamiento óptimo del hígado. Como ya lo he dicho antes, la alimentación no le da “súper poderes” a tu hígado, pero sí lo mantiene sano para que pueda cumplir sus funciones, aliviando la carga de trabajo de tu organismo, y permitiéndole que se enfoque en sus labores de manera adecuada.

¿Sabías que tener una alimentación alcalina es el único medio externo que interviene directamente con el hígado, el cual podemos controlar? Esto porque no existe manera de operar este órgano si falla, y la única opción es el trasplante, pero, como te puedes imaginar, es una medida extrema, con riesgos y dificultades; ¡no crecen hígados en los árboles!

¿Cómo cuido mi hígado?

Como les he platicado en otras ocasiones, la respuesta a esta pregunta es sencilla: una dieta alcalina, con alimentos reales. Así como en todos aspectos, para mantener un hígado en buen estado es necesaria una alimentación balanceada, colocando en un lugar primordial a los vegetales y diciéndole adiós a los alimentos procesados, azúcares, refrescos, alcohol y eso que, vaya, ya sabemos que no ayuda a nuestro cuerpo.

Otro punto muy importante es no consumir drogas, pues ellas afectan de manera directa e inmediata al hígado. Si cumplimos con este tipo de alimentación, lo que haremos es permitir que el hígado haga el trabajo de filtración de manera perfecta, sin obstáculos que le impidan un buen funcionamiento.

He leído a detalle un estudio publicado en 2015 en el cual se analiza que la clave para una buena función hepática es evitar el estrés oxidativo que resulta del proceso metabólico diario. Suena difícil, porque si bien el oxígeno es necesario para la vida, su molécula tiene una reacción extrema al forma radicales libres, es decir, se divide el oxígeno en dos átomos, cada uno con electrones impares. Estos átomos destruyen membranas celulares y eso nos lleva a posibles enfermedades.

Para evitarlo debemos de tener una defensa de antioxidantes en buen estado. Nuestros “soldados” deben estar fuertes y entrenados para combatir la oxidación. ¿Y dónde encontramos estos soldados? Pues en los fitonutrientes de fuentes vegetales, sí, de nuevo en los vegetales.

Igualmente, les comparto la receta de un shot dorado detox, ideal para desinflamar y ayudarle a nuestro hígado: ½ cucharadita de cúrcuma, 1cm de jengibre pelado y rallado, el jugo de medio limón y media taza de agua. Tómalo en ayunas todos los días para ayudarle a mantenerse saludable.

¡Creo que necesito ayuda con mi hígado!

Si quieres ayudar al funcionamiento del hígado, como primera instancia puedes echar mano de súperalimentos de calidad (puedes darte una vuelta por @OCMarket), que te ayudarán a mejorar las defensas antioxidantes, pues complementan los valores de nutrientes que podemos encontrar en los vegetales.

De esta manera, nuestra alimentación se convierte en medicina preventiva y funcional, temas reales que se sintetizan en una elección de dieta que nos van a ayudar a que nuestro cuerpo realice las funciones para las cuales está diseñado, tan sencillo. ¡Vamos a quitarle obstáculos al hígado!

Recuerda que en @Medicalima contamos con #CleanLiverPH, tratamiento 100% desinflamatorio enfocado en la desintoxicación, depuración y regeneración del hígado, páncreas y vesícula de manera natural. Si sufres reflujo gástrico, hinchazón estomacal, calambres, cambio de color en orina y heces, diarrea y fatiga en general, no lo pienses más y contáctanos a contacto@medicalima.com

Deja tus comentarios sobre este artículo