SER > NUTRICIÓN
lunes, 11 de junio de 2018

¿Qué son las deficiencias minerales?

¿Qué son las deficiencias minerales?

POR: Christina Lima*

 

Los minerales son nutrientes específicos que nuestro organismo necesita para funcionar adecuadamente: son elementos inorgánicos que necesitan con frecuencia combinarse con moléculas orgánicas para poder ser aprovechados por el ser humano. Muchos son tóxicos en sus formas naturales, pero absolutamente esenciales al asimilarlos adecuadamente para garantizar nuestra supervivencia. Una deficiencia mineral ocurre cuando nuestro cuerpo no puede obtenerlo de los alimentos o cuando no lo puede absorber o asimilar, a pesar de consumirlo.

La dieta moderna incluye muchos minerales, sin embargo el procesamiento de los alimentos, el uso de altas temperaturas al cocinarlos y la oxidación pueden destruir algunos de los más esenciales. ¡Incluso los pesticidas y uso en exceso de las tierras de cultivo pueden causar que los alimentos no tengan las cantidades suficientes de ellos! Existen algunos alimentos fortificados, sin embargo con frecuencia estos alimentos incluyen formas sintéticas de los minerales, las cuales no siempre logran su cometido adecuadamente.

El organismo requiere de distintas cantidades de cada mineral para mantenerse saludable, los cuales se pueden obtener de los alimentos y de los suplementos alimenticios. Las deficiencias no pasan de la noche a la mañana, son un proceso que sucede a través del tiempo y que puede estar ocasionado por diversas causas: un aumento de las necesidades de un mineral en específico, falta de él en la dieta o la dificultad de absorberlo son las razones más comunes. Existen distintas deficiencias que causan distintos síntomas, y en las siguientes publicaciones estaré cubriendo las más comunes.

¿Cuáles son los síntomas generales de las deficiencias minerales?

Los síntomas de las deficiencias minerales dependen de qué nutriente es el que se encuentra faltante, sin embargo comparten algunos rasgos generales. Podemos encontrar el estreñimiento, inflamación o dolor abdominal, sistema inmune deprimido, diarrea, arritmia cardiaca, pérdida de apetito, calambres musculares, náusea, vómitos, adormecimiento de las extremidades, poca concentración, desarrollo lento, cansancio y fatiga.

Algunos de estos síntomas pueden ser tan pequeños que pueden pasar desapercibidos; por eso es importante realizar pruebas especializadas como QimicMET, las cuales nos dan un panorama muy detallado de las deficiencias minerales -además de presencia de metales pesados y toxicidad-, el cual es de suma utilidad para poder corregirlas y ayudarte a recuperar tu salud. Más adelante les hablaré de los síntomas específicos de las deficiencias más comunes, así que sigan leyendo.

¿Qué causa las diferencias minerales?

Una de las causas más importantes de las deficiencias minerales es el no obtener cantidades suficientes de la comida o suplementos. Una dieta pobre que abusa de la comida chatarra o que simplemente no incluye una buena variedad de frutas y verduras pueden ocasionarla.

De igual manera, las dietas extremas muy bajas en calorías también pueden ocasionar estas deficiencias; ya sea por el abuso de dietas restrictivas o por ejemplo, el caso de los adultos mayores, quienes sufren de poco apetito y no obtienen suficientes nutrientes.

Cuando decides optar por un estilo de vida libre de productos de origen animal en tu alimentación, también es muy importante saber qué alimentos son los mejores para que puedas obtener todos los minerales y nutrientes esenciales, lo cual puedes además combinar con una suplementación adecuada.

También la dificultad en la digestión o absorción de nutrientes puede resultar en una deficiencia mineral. Causas potenciales incluyen las enfermedades hepáticas, de la vesícula, intestino, páncreas o riñón, cirugía del tracto digestivo, alcoholismo crónico y abuso de medicamentos, como antiácidos, antibióticos, laxantes y diuréticos.

Ahora bien, también se puede requerir una suplementación adicional en ciertos momentos de la vida tales como el embarazo, menopausia o incluso si se presentan menstruaciones muy abundantes.

¿Qué tipo de deficiencias minerales existen?

Existen cinco tipos principales de deficiencias minerales: calcio, magnesio, hierro, potasio y zinc.

CALCIO: El calcio es necesario para poder gozar de huesos y dientes saludables. También apoya la función correcta de los vasos sanguíneos, músculos, nervios y hormonas. Las fuentes naturales de calcio incluyen a los pescados pequeños como las sardinas y anchoas, frijoles, chícharos, brócoli, kale, col, berros, almendras, kefir, ajonjolí, arándanos, bayas de goji, entre otros.

Una deficiencia de calcio produce pocos efectos obvios a corto plazo, ya que nuestro cuerpo regula cuidadosamente la cantidad de calcio presente en la sangre. A largo plazo, esta deficiencia puede causar disminución de la densidad ósea (osteopenia) que puede derivar en osteoporosis. La deficiencia seria de calcio es causada por problemas médicos o tratamientos como diuréticos, o falla renal. Los síntomas incluyen calambres, adormecimiento de miembros, hormigueo de dedos, fatiga, poco apetito y ritmos cardiacos irregulares.

MAGNESIO: El organismo necesita el magnesio para cientos de reacciones químicas, como el control de los niveles de glucosa y la presión arterial. La función adecuada de los músculos y nervios, funciones cerebrales, metabolismo y producción de proteínas también están controlados por el magnesio, ¡así de importante es! Casi el 60% del magnesio en nuestro cuerpo vive en los huesos, mientras que el 40% reside en el músculo y células de tejido blando. Puedes obtener magnesio naturalmente de las legumbres, nueces, semillas, granos y vegetales verdes, aunque esta es una de las deficiencias que sí pueden ocurrir en periodos muy cortos, así que lo ideal es tener una suplementación adecuada. Los primeros signos de esta deficiencia incluyen fatiga, cansancio, pérdida de apetito, náusea y vómitos y si no se trata adecuadamente, puede ocasionar adormecimiento muscular, calambres, infartos y arritmia cardiaca.

HIERRO: Más de la mitad del hierro en nuestro organismo se encuentra en los glóbulos rojos. El hierro es una parte importante de la hemoglobina, proteína que lleva el oxígeno a los tejidos así como de otras proteínas y enzimas que mantienen tu organismo saludable. Las mejores fuentes vegetales son los frijoles, lentejas, quinoa, arroz integral, avena, calabaza, pistaches, semillas de calabaza, nueces de la india, tomate, acelga, espinaca, kale, entre otros. Su deficiencia se desarrolla lentamente y puede causar anemia; sus síntomas incluyen cansancio, fatiga, falta de concentración.

POTASIO: El potasio funciona como un electrolito, y es necesario para la contracción muscular, función cardiaca y transmisión de señales nerviosas. También es usado por algunas enzimas, incluyendo una que ayuda a que tu organismo convierta los carbohidratos en energía. Las mejores fuentes de potasio son las frutas y vegetales, tales como plátano, aguacate, vegetales verdes, betabel, papas y ciruelas. La causa más común de la deficiencia de potasio es la pérdida excesiva de líquidos, como vómito en exceso, enfermedades renales, o el abuso de los diuréticos. Los síntomas de esta deficiencia incluyen los calambres musculares y debilidad. También pueden ser el estreñimiento, inflamación y dolor abdominal, causado por la parálisis de los intestinos. Deficiencias más severas pueden causar parálisis muscular o arritmia cardiaca.

ZINC: el zinc tiene un importante papel en aspectos del metabolismo, como la síntesis protéica, la función adecuada del sistema inmune y la curación de heridas. También juega un papel muy importante del desarrollo y crecimiento durante el embarazo, niñez y adolescencia. Buenas fuentes de zinc son el pollo orgánico, mariscos, frijoles, nueces, semillas de calabaza, garbanzos, cacao, nueces de la india, kéfir, champiñones y espinacas. La deficiencia de zinc puede causar falta de apetito y disminución del olfato y gusto. También una depresión del sistema inmune, crecimiento lento, diarrea, pérdida de peso e impotencia, así como aumentar el tiempo en que tu organismo sana de sus heridas. #BasicElInicioReal

 

*Texto publicado con autorización de la autor

Deja tus comentarios sobre este artículo