SER > NUTRICIÓN
jueves, 26 de abril de 2018

¿Qué significa el término ‘orgánico’? y sus ventajas

¿Qué significa el término ‘orgánico’? y sus ventajas

POR: Christina Lima*

 

Hoy en día seguramente escuchas por todos lados la palabra orgánico, pero tal vez no tienes muy claro qué significa verdaderamente. Muy seguido me llegan preguntas como ¿Cómo es que hay carne orgánica? ¿Los alimentos veganos son orgánicos? ¿Cuáles son las ventajas de consumir alimentos orgánicos?, y por el estilo, así que creo que es un tema súper importante de tratar.

El término orgánico se refiere al proceso en cómo se producen los alimentos. ¿Y esto qué quiere decir? La comida orgánica ha sido criada o cultivada sin el uso de químicos artificiales, hormonas, antibióticos o GMOs (organismos modificados genéticamente). Para poder ser etiquetado como orgánico, un producto alimenticio debe estar libre de aditivos artificiales. Esto incluye endulzantes artificiales, conservadores, colorantes, saborizantes y glutamato monosódico.

Las cosechas orgánicas utilizan fertilizantes naturales para mejorar el crecimiento de las plantas. Los animales criados orgánicamente no son tratados con antibióticos u hormonas. La agricultura orgánica mejora la calidad de la tierra y la conservación de los mantos acuíferos. También reduce la contaminación y puede ser mejor para el medio ambiente.

Los productos orgánicos más comunes incluyen frutas, verduras, granos, lácteos y carne; también hay algunos productos procesados orgánicos, los cuales usan en su fabricación productos orgánicos, sin embargo siempre hay que estar atentos y leer las etiquetas, ya que algunas marcas etiquetan sus productos como orgánicos cuando solo incluyen UN ingrediente orgánico, lo cual es un engaño al consumidor.

Los alimentos orgánicos no usan hormonas, antibióticos ni drogas en los productos animales. La carne y lácteos convencionales son los alimentos con mayores riesgos de contaminación por sustancias dañinas. Más del 90% de los pesticidas consumidos estén en la grasa y tejidos de la carne y en los productos lácteos: esto sucede ya que la carne (y lácteos) y las aves (y por tanto los huevos) se contaminan más ya que ocupan un lugar más alto en la cadena alimenticia.

Así como sucede con la bioamplificación de los metales pesados en los pescados más grandes, estas vacas, pollos y cerdos son alimentados por restos de otros animales, residuos, mezcla de harina de pescado y granos que están cargados de toxinas y químicos. Todo esto se acumula principalmente en los tejidos grasos de estos animales.

Además, los antibióticos y hormonas de crecimiento que se dan a estos animales pasan directo a la carne y lácteos. Millones de kilogramos de antibióticos son usados en animales cada año, y se administran como medidas preventivas dadas las condiciones insalubres en las que son criados. Incluso, se estima que el 70% de los antibióticos producidos en Estados Unidos se utilizan en animales. Respecto a las hormonas, estas se dan al ganado para aumentar la masa muscular y producción de leche de manera artificial. El uso indiscriminado de antibióticos en la industria alimentaria lo único que hace es que se generen bacterias súper resistentes, poniendo en peligro a toda la población.

¡Más ventajas de los productos orgánicos!

Más ácidos grasos – Estos productos orgánicos tienen hasta 50% más ácidos grasos omega-3, que son un tipo de grasas no saturadas saludables. La leche orgánica también contiene menos grasa saturada que la no orgánica. Estas diferencias se pueden deber a la manera en que el ganado es criado, alimentado con una dieta de pastos libres de pesticidas y tiempo al aire libre. Hacer el cambio de carnes no orgánicas a orgánicas aumenta tu consumo de omega-3 sin aumentar las calorías o grasas saturadas.

Más nutrientes – Los alimentos cultivados orgánicamente tienen más nutrientes gracias a que la tierra es manejada y nutrida con prácticas sustentables. Incluso, se ha encontrado que 5 porciones de lechugas, espinacas, zanahorias, papas y col orgánicos proveen un nivel adecuado de vitamina C, cosa que no se obtiene de estos mismos vegetales en cultivos convencionales. En promedio, los alimentos orgánicos proveen 21.1% más hierro, 27% más Vitamina C, 293·% más magnesio y 13.6% más fósforo.

Mejores ecosistemas – El cultivo orgánico apoya la eco-sustentabilidad; la preservación del suelo y rotación de cultivos mantienen los suelos saludables y el evitar los químicos ayuda al ecosistema. Vida silvestre, insectos, ranas, aves y organismos terrestres son capaces de coexistir y ocupar su lugar en el ecosistema y nosotros ocupamos el nuestro, sin interferencia.

Menos contaminación – Los químicos agrícolas, pesticidas y fertilizantes están contaminando nuestro medio ambiente, envenenando nuestras fuentes de agua y destruyendo el valor de la tierra fértil. Los criterios orgánicos certificados no permiten el uso de químicos tóxicos y requieren un uso responsable de la biodiversidad. ¿Sabías que existen estimaciones de que sólo el 1% de los pesticidas alcanzan efectivamente a las plagas? ¡Ese 99% restante se queda en el medio ambiente!

¿Qué frutas y verduras son los más importantes para comprar orgánicos?

El principal problema al que nos enfrentamos al comprar productos orgánicos es el costo. Dado que los productores de alimentos orgánicos no cuentan con los volúmenes de producción ni medios de distribución de las grandes industrias, por lógica sus costos se encarecen.

Sin embargo, existen algunos alimentos que es muy importante considerar comprar orgánicos, ya que en las cosechas tradicionales, son los que sufren de mayor contaminación por pesticidas. Entre ellos se cuentan las manzanas, los pimientos, pepinos, apio, papas, uvas, tomates cherry, kale, acelgas, calabaza, nectarinas, duraznos, espinaca, fresas y chiles.

¿Qué frutas y verduras no orgánicos puedo comprar tranquilamente?

En términos generales, existen otras cosechas que no son tan susceptibles al ataque de plagas o más resistentes a la absorción de químicos y pesticidas, y por lo tanto no existe tanto riesgo de consumo. Recuerda siempre lavarlos bien y en el caso de los champiñones, retirar cuidadosamente la tierra con un cepillito especial para este fin: Espárragos, aguacates, champiñones, col, elotes, berenjenas, kiwi, mango, cebolla, papaya, piña, chícharos, camote, toronjas y melones. En muchos casos, las frutas y verduras que encuentras en los mercados provienen de productores pequeños que, a pesar de tener que usar pesticidas, no tienen tan industrializados sus procesos, así que su uso es moderado y puedes consumirlos con más confianza.

 

*Texto publicado con autorización de la autora

Deja tus comentarios sobre este artículo