SER > NUTRICIÓN
lunes, 07 de mayo de 2018

¿Los endulzantes artificiales son seguros?

¿Los endulzantes artificiales son seguros?

POR: Christina Lima*

 

Basémonos en los datos científicos. Algunos investigadores consideran que los endulzantes artificiales causan adicción ya que las personas necesitan ingerir otros alimentos debido al hueco de calorías que presentan, para sentirse satisfecha. Algo así como acompañar una hamburguesa con un refresco de dieta. Incongruente, ¿no crees?

Esto se debe a que no logra dar un sentido de satisfacción al cerebro. Un dato más: los resultados de un estudio de 2017 (realizado sobre más de 400,000 personas) sugiere que los endulzantes artificiales aumentan el índice de masa corporal, peso, síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

¿Más datos? Seguimos. Aunque algunos estudios de la FDA indican que los riesgos de desarrollar cáncer asociados al consumo de estos endulzantes son mínimos, todos estos estudios se han realizado con dosis significativamente menores a las que se consumen de manera habitual.

A más cantidades de consumo, más riesgo: estas porciones no se han evaluado para descartar riesgos. ¿Y quién dice esto? La editora del Harvard Health, Holly Strawbridge. Y si necesitas más datos aún, otro estudio encontró que el consumo diario de bebidas con endulzantes artificiales aumenta en un 35% el riesgo de padecer síndrome metabólico y un 65% de riesgo adicional de desarrollar diabetes tipo 2.

Existe evidencia adicional que liga los endulzantes artificiales al desarrollo de intolerancia a la glucosa y otras condiciones metabólicas, que resultan en niveles de glucosa elevados: el consumo frecuente de alimentos dulces sin calorías interfiere de manera directa con las funciones metabólicas.

¿En dónde se esconden los endulzantes artificiales?

Si estás pensando ‘Ah, pero es que yo ni tomo refresco de dieta, no me preocupo’ ¡Cuidado! Los endulzantes artificiales se esconden en donde menos te imaginas, y una vez más, ¡la clave está en leer las etiquetas!

Es particularmente importante hacerlo cuando se trate de los siguientes productos: Pastas de dientes y enjuagues bucales, vitaminas masticables para niños, jarabes para la tosa, chicles, bebidas libres de calorías, bebidas alcohólicas pre mezcladas, aderezos de ensalada, postres de yogurt congelado, dulces, mezclas para hornear, yogurt saborizado, cereales de desayuno, snacks procesados, jugos de fruta y bebidas ‘ligeras’, y carnes procesadas (sí, también).

Tal vez entonces se pregunten, ¿cómo identificarlos? Existen numerosos endulzantes artificiales, ahorita les daré una lista de los más comunes: Aspartame, acesulfame de potasio, alitame, ciclamato, dulcin, equal, glucin, kaltame, mogrosidas, neotame, NutraSweet, nutrinova, fenilalanina, sacarina, splenda, sorbitol, sucralosa, twinsweet, sweet ‘n low, xilitol.

¿Cuáles son los endulzantes artificiales más peligrosos?

ASPARTAME (Equal, NutraSweet, NatraTaste, Canderel). Aprobado por la FDA hace más de 35 años, se usa en más de 6000 productos alimenticios y más de 500 medicamentos.

De acuerdo a recientes estudios, se ha encontrado que el aspartame deprime el rendimiento de la memoria y aumenta el estrés oxidativo en el cerebro; incluso se ha encontrado que su consumo durante el embarazo puede predisponer a los bebés a desórdenes del síndrome metabólico y obesidad. Algunos de los efectos secundarios de su uso incluyen migrañas, dolores de cabeza, cambios de humor, mareo y episodios maníacos.

SUCRALOSA (Splenda). Derivada del azúcar, su uso se comercializó como un sustituto natural del azúcar; sin embargo, en realidad es un derivado de la sucrosa clorinada. Fue encontrado a través del desarrollo de un compuesto insecticida y no estaba previsto para su consumo.

Es 600 veces más dulce que el azúcar y tiene participa fuertemente del problema de adicción a los alimentos excesivamente dulces. Cocinar con sucralosa a altas temperaturas puede generar peligrosos cloropropanoles tóxicos; la sucralosa además altera los niveles de glucosa, insulina y glucagon.

ACESULFAMO K (SweetN’Safe, ACE, ACE K, Sunette, SweetOne). Compuesto de una sal de potasio que contiene cloruro de metileno, es común encontrarlo en las gomas de mascar, bebidas alcohólicas, dulces e incluso en bebidas dietéticas y yogurts endulzados; se usa en combinación con el aspartame.

El cloruro de metileno está demostrado que puede causar náusea, problemas de ánimo, función renal y hepática dañadas. Es estable a altas temperaturas, entonces es común que se use en alimentos procesados y horneados. El organismo no puede asimilarlo y afecta de manera negativa al metabolismo.

CICLAMATOS – 50 veces más dulces que el azúcar, su uso se generalizó en alimentos cocinados y horneados; está prohibido en Estados Unidos desde los 70, sin embargo en México se ha utilizado en algunas bebidas dietéticas y en polvo.

NEOHESPERIDINA: 340 veces más dulce que el azúcar de mesa, se usa para alimentos cocinados, horneados y mezclado con alimentos ácidos. No está aprobado su uso en Estados Unidos y se utiliza de manera industrial generalmente.

ATENCIÓN: Estos endulzantes aunque no está descartado el que tengan efectos más serios ante la salud, sí presentan condiciones desfavorables para el organismo y hay que prestar atención a su consumo.

SACARINA (Sweet N’Low, NectaSweet). Este endulzante está ligado a condiciones de salud como al fotosensibilidad, náuseas, molestias digestivas y taquicardia y es común encontrarlo en medicamentos como jarabes para la tos.

XYLITOL (Eritritol, Maltitol, Manitol, sorbitol). Estos alcoholes de azúcar se usan con mucha frecuencia en distintos productos, y no son absorbidos bien por el organismo, pudiendo causar reacciones alérgicas, problemas gastrointestinales como inflamación, gas, calambres estomacales y diarrea. Sus efectos laxantes son tan evidentes, que es parte importante de algunos laxantes comerciales.

Por cierto, es súper importante notar que los endulzantes artificiales basados en alcoholes de azúcar (todos los terminados con -itol) son altamente tóxicos para los perros: cuidado con las mentas, dulces, chicles libres de azúcar, postres congelados y otros alimentos que los contengan, ¡lee las etiquetas! #BasicElInicioReal

 

*Texto publicado con autorización de la autora

Deja tus comentarios sobre este artículo