SER > MENTE
miércoles, 27 de mayo de 2020

Tu proyecto heredado

Imagen tomada de internet

Por: Rocío Algara

Es por todos conocido que los primeros años de existencia son fundamentales para la maduración cerebral y del sistema nervioso, así como el desarrollo neurológico que incluye nuestros patrones de aquello que vamos experimentando y aprendiendo. Todo queda registrado en este tiempo aunque no lo recordemos explícitamente porque no hemos desarrollado el lenguaje; sin embargo, existe una memoria implícita que surge de las improntas en las respuestas fisiológicas que se guardan en registros celulares y después aparecen como reacción ante eventos similares que ocurren en la adultez. Recientemente también se empiezan a tomar en cuenta las vivencias en el embarazo y nacimiento, como su posterior influencia en la manera de vivirnos en el mundo.

La supervivencia de la especie humana es posible debido a las memorias que tenemos como especie y también como miembros de un clan familiar, todo aquello que han podido resolver y lo que quedó pendiente va incluido en estos programas iniciales. Los niños no nacen como página en blanco, traen mucha información consigo. Por todo lo anterior, es importante prestar atención a las experiencias y condiciones de vida de nuestros padres alrededor del instante de nuestra concepción y a esa información que nos llega desde nuestros ancestros.

El psicólogo y oncólogo Marc Fréchet comenzó a estudiar este tema y lo describe como un periodo de vida que va desde los 9 meses previos a la concepción hasta los 3 primeros años de vida, le llamó Proyecto y Sentido, es la etapa del desarrollo y programación biológico-neuronal-emocional, el cual condiciona la vida, el comportamiento, la profesión, es como un viaje impuesto. Cuando te liberas de ese proyecto, es cuando puedes realizar tu “propio viaje”. Cada hijo llega en un momento diferente de la vida de los padres y este proyecto pilota de forma inconsciente. Somos concebidos para eso que gobernó esa necesidad o deseo, haremos lo que cumple ese plan trazado. Esos deseos conscientes e inconscientes que mamá y papá tienen hacen posible transmitirlos al bebé que a lo largo de su vida se verá impulsado a repetir para cumplir con el programa asignado.

Hay situaciones que influyen en el Proyecto y Sentido que le toca a cada hijo como la situación económica y laboral de los padres antes de concebir, épocas de escasez, pérdidas traumáticas, expectativas de cada padre, ideologías, cómo está constituida la familia, por ejemplo. A partir de esto se pueden dar diferentes tipos de proyectos y existen elementos que te pueden dar una idea del tipo de proyecto que te otorgaron, te invito a conocerlos en la charla que encontrarás en FB en el Grupo Amor 360°.

El Proyecto y Sentido determina cómo vivimos, puede ser positivo o actuar como bloqueante, conocer el tuyo te puede llevar a aceptarlo con amor o a poder soltarlo y vivir el propio, el que tú realmente deseas para materializar en tu vida.

Deja tus comentarios sobre este artículo