SER > MENTE
sábado, 20 de enero de 2018

¿Te miras en el espejo para reafirmar tu belleza?

¿Te miras en el espejo para reafirmar tu belleza?

POR: Revista Ser

 

Texto original en inglés: osho.com

 

Todos sabemos que ‘la belleza depende del cristal con que se mire’, que lo que yo encuentro hermoso tú posiblemente no, que nuestra percepción de la belleza es subjetiva. ¿Qué criterio existe para la belleza? ¿La apariencia de la belleza externa es simplemente superficial o es una reflexión de lo interior? Además, ¿cómo puede la meditación ayudar en la comprensión de nuestra propia belleza interior?

“La belleza exterior tiene un origen diferente de la interior. La belleza externa viene de tu padre y tu madre: sus cuerpos crean tu cuerpo. La belleza interna sin embargo viene de tu propio aumento de conciencia, el cual llevas contigo proveniente de muchas vidas.

En tu individualidad se unen las dos, la herencia física de tu padre y de tu madre y la herencia espiritual de tus propias vidas pasadas, su conciencia, su dicha, su gozo”.

Osho, Sat Chit Anand, charla #27

¿Qué es lo que nos hace decir que esto es hermoso y aquello no?

“¿Qué criterio hay para la belleza? ¿Qué escala utilizamos para medir la belleza de la flor? La pregunta es difícil de responder. En la profundidad misma de tu planteamiento yace la razón por la cual se le llama hermosa a la flor, y es porque así lo piensas. Pero, ¿es tu preferencia una regla para la belleza? ¿En qué se basa el llamar fea una cosa? Se debe a que tú así lo piensas. Pero, ¿es tu desaprobación una regla instaurada por la naturaleza, que una cosa es fea porque a ti no te gusta? Esta indicación lo dice todo de ti, y nada con respecto a la flor; al estar cerca de la flor misma, puedo dar a conocer lo que me gusta y lo que no me gusta. La flor sigue siendo la misma, no importa que alguien la llame hermosa o fea o, si no se hace comentario alguno, la flor sigue siendo una flor. Mil personas pueden hacer mil comentarios: La flor sigue siendo la misma”.

Osho, The Way of Tao, Vol. 1, charla #5

¿Puede la belleza interior cambiar el aspecto de las personas?

“Por tanto no es absolutamente necesario que lo externo sea una reflexión de lo interno, tampoco es verdad lo contrario, que lo interior se corresponderá con lo exterior.

Sin embargo sucede a veces que tu belleza interna es tan grande, que tu luz interior es tan grande que empieza a irradiar desde tu cuerpo exterior. Puede que tu cuerpo exterior no sea bello, pero la luz que emana de tus fuentes, de tus fuentes más profundas de vida eterna, hará que incluso un cuerpo que no es hermoso en el sentido ordinario, luzca hermoso, radiante”.

Osho, Sat Chit Anand, charla #27

 

Algunas veces no es agradable estar cerca de personas que se ven hermosas.

“Pero al contrario, nunca es verdad. Tu belleza exterior es sólo superficial. No puede afectar tu belleza interior. Al contrario, la belleza exterior se vuelve un obstáculo cuando se busca lo interior: te llegas a identificar demasiado con lo exterior. ¿Quién va a buscar las fuentes internas? Muy a menudo sucede que las personas que son muy hermosas externamente, en lo interior son muy feas. Su belleza exterior se convierte en una máscara detrás de la cual se ocultan, y esto lo experimentan millones de personas cada día. Te enamoras de una mujer o de un hombre porque sólo puedes ver lo externo. Y tan solo en unos pocos días empiezas a descubrir su estado interior; este no se corresponde con su belleza externa. Al contrario, es muy feo”.

Osho, Sat Chit Anand, charla #27

¿No nos confiamos demasiado en lo que vemos, sin contar suficientemente con otros sentidos?

“En la primerísima frase de su Metafísica, Aristóteles dice que la vista es el sentido más elevado del ser humano. No lo es. De hecho, la vista se ha vuelto muy dominante. Ha monopolizado la totalidad del ser y ha destruído los otros sentidos. Su maestro – el maestro de Aristóteles, Platón – dice que hay una jerarquía en los sentidos: La vista, lo más elevado, el tacto lo más bajo. Él está completamente equivocado. No hay jerarquía.

Todos los sentidos están en el mismo nivel, y no tendría que haber jerarquía alguna. Tú vives a través de los ojos: El ochenta por ciento de tu vida se mueve a través de los ojos. No tendría que ser así; se tiene que restaurar un equilibrio. Tendrías que tocar porque el tacto tiene algo que los ojos no pueden proporcionar. Haz la prueba, sin embargo: Intenta tocar a la mujer que amas o al hombre que amas a plena luz y tócalo luego en la oscuridad. En la oscuridad el cuerpo se revela, a plena luz se oculta”

Osho, Come Follow To You, Vol. 1, charla #1

A menudo juzgo si alguien o algo es hermoso o no…

“Si lo entendemos bien, sabremos que todos los comentarios nos dicen algo del comentarista. Toma por ejemplo esta frase: ‘Esta flor es hermosa’. Lo que realmente quiero decir es que soy una persona que encuentra que esta flor es hermosa. Ahora bien, no es imperativo que esta flor me parezca hermosa en la noche. Puede que me parezca fea en la noche. Entonces tendré que decir: “Ahora me he convertido en una persona tal, que encuentra esta flor fea’. ¿Son estos sentimientos de belleza y fealdad objetivos o subjetivos? ¿Son ellos nuestros propios sentimientos intrínsecos o la forma real de los objetos? ¿Qué son? Son nuestros sentimientos mentales y reflexiones”.

Osho, The Way of Tao, Vol. 1, charla #5

 

¿Qué puedo hacer para cambiar este hábito?

 

“No es justo que impongas tus hábitos mentales en la flor. ¿Quién eres tú para hacerlo? ¿Qué derecho tienes de hacerlo? Ninguno, por supuesto. Pero cada uno de nosotros lo hace. Ponte un día frente a una flor. Permanece quieto e inmóvil. Ten en cuenta tu viejo hábito de ponerle calificativos a las cosas. Detén tu juicio – la flor a un lado, tú en el otro – no permitas que haya juicio sobre la belleza o la fealdad de la flor”.

 

Osho, The Way of Tao, Vol. 1, charla #5

 

Y la meditación dará apoyo a mi comprensión….

 

“A medida que te vuelvas más y más meditativo, pacífico, se producirá una unificación con la existencia. Entras en el ritmo del universo. El universo tiene también su propio latido del corazón. El latido de tu corazón, una vez sintoniza con el ritmo del latido del corazón universal transformará tu ser de ese feo estado de animal a una humanidad auténtica.

 

E incluso lo humano no es el final. Puedes seguir buscando más profundamente y existe un lugar en el que trasciendes la humanidad y algo de lo divino entra en ti. Una vez que lo divino está ahí, es casi como una luz en una casa oscura. Las ventanas empezarán a mostrar la luz, incluso las grietas en las paredes o en el techo o en las puertas empezarán a mostrar la luz interior.

 

Lo interior es tremendamente poderoso, lo exterior es muy débil. Lo interior es eterno, lo exterior es muy temporal. ¿Por cuántos años te mantienes joven? Y, a medida que la juventud desaparece empiezas a sentir que te estás volviendo feo, a menos que tu ser interior crezca también con tu edad. Entonces, incluso en tu vejez podrás tener una belleza que tal vez haga que los jóvenes sientan celos de ella”.

 

Osho, Sat Chit Anand, charla #27

Deja tus comentarios sobre este artículo