SER > MENTE
miércoles, 15 de abril de 2020

Los hábitos de la DCR

Imagen tomada de internet

Por: Dany Dharma

Si quieres dominar tu vida, comienza por ser dueño de las mañanas. La ausencia de distracciones al amanecer, te permitirá desarrollar tu creatividad, maximizar tu estado físico y proteger tu serenidad en un mundo tan vertiginoso. La verdadera gente de élite en todas las áreas de vida, se adelantan al aprovechar las primeras horas del día, que los demás usan para dormir, ver televisión o revisar su móvil.

El dedicar tiempo diario y tener nuevos hábitos es lo más útil para empezar una verdadera transformación; aquí lo importante no es ser más inteligente, sino tener la capacidad de aprovechar nuestros talentos para elevar nuestros estándares de calidad de vida. Hay que aquietar la mente para centrarnos y evitar hacer, y pensar en ser para poder hacer, ya que cualquier cambio proviene tras cultivar la disciplina, constancia y responsabilidad (DCR).

La DISCIPLINA es hacer lo que se tiene que hacer, cuando toque hacerlo, se tengan ganas o no y creer que lo que estamos haciendo tiene una razón de ser. Vivir la CONSTANCIA es adquirir compromisos, no desalentarse ante las dificultades, hacer las cosas bien de principio a fin y mantener el máximo esfuerzo durante todo el tiempo. Convertirse en una persona RESPONSABLE es tomar decisiones conscientemente, llevar a cabo conductas que persigan mejorarse a uno mismo, aceptando las consecuencias de sus propios actos.

Examina cuidadosamente tu vida. Este es el momento paraerse un examen de conciencia. ¿Qué área de vida es la que quieres cambiar? ¿Por qué haces esto? ¿Para qué lo haces? ¿Cómo quieres verte en un futuro? Intenta descubrir la esencia detrás de lo que estás haciendo y cómo eso va a afectar tu existencia.

En algunas ocasiones, sucede que tanto en el ámbito personal como en el profesional trazamos objetivos sin bases sólidas que permitan culminar con éxito, deseando obtener siempre los mejores resultados sin esfuerzo o inversión alguna de nuestra parte, pero no es suficiente con querer, sino que hay que sembrar los hábitos de la DCR que nos llevaran a tener los resultados deseados y permanecer en el camino de la transformación.

A partir de aquí la herramienta básica que deberás utilizar es la DCR, para que pase lo que pase, suceda lo que suceda, nada te aparte de ese horizonte que has diseñado para ti, actuando desde el presente, construyendo tu propio futuro.

Todos los nuevos hábitos se generan por la neuroplasticidad cerebral que nos permite arraigarnos a una nueva rutina y tienen un tiempo de implementación de 66 días, según la investigación de Jane Wardle, profesora de psicología clínica en la Universidad de Londres.

Lamentablemente, nadie tiene la capacidad de cambiar hábitos simultáneos.

Por eso, antes de adentrarte en una lista de cinco o diez cosas que quieres cambiar, se sugiere ordenar cada una de ellas por prioridad con base en las diversas áreas de vida y así, evitar el estrés de hacerlo todo de golpe.

El seguir con tus viejos hábitos, te permite ahorrar más energía porque se trata de un patrón conocido. En cambio, una actividad nueva requiere más energía para ejecutarse y toma tiempo para que se almacene en tu cerebro como un hábito

Los hábitos no nacen, sino que se crean, nos entregan seguridad, y nos ofrecen una sensación de comodidad y familiaridad. Si logras encontrar aquello que está enterrado profundamente en tu inconsciente, serás capaz de sobrellevar los 66 días de manera mucho más fácil. Tendrás una fuerza interna que te empujará adelante.

  • Escritor, conferencista, coach de vida e instructor de meditación

 

 

Deja tus comentarios sobre este artículo