SER > MENTE
miércoles, 08 de abril de 2020

Impulsa tu vida

Imagen tomada de internet

Por: Dany Dharma

Vivimos envueltos en una desenfrenada red de complejidad, superficialidad y distancia tecnológica, a la cual no sabemos hacerle frente por estar anclados, a las mismas creencias, a los mismos hábitos, a las mismas conductas. Para salir de este entramado tendremos que arriesgarnos a dar el primer paso hacia la transformación personal, el cual no será fácil, pero habrá que transitarlo a través de fructíferas rutinas a primera hora de la mañana.

Hay que empezar el día con un ritual que nos permita centrar nuestra atención en nosotros. Dedicar tiempo diario es lo más útil para generar sinergias de fortaleza y templanza que potencie nuestra apuesta a mejorar. Un ritual es una serie de acciones realizadas en un contexto determinado y que están basadas en alguna creencia. Así que, si cambiamos la creencia y efectuamos tareas distintas, los resultados serán diferentes.

Una vez que sabemos lo que queremos y como lo tenemos que hacer, empezaremos administrando las mañanas, ejerciendo la disciplina, constancia y responsabilidad (DCR), para poder crecer en las diversas áreas de vida. ¡La eficacia profesional empieza por la eficacia personal!

Robin Sharma experto en liderazgo y desarrollo personal, en su libro “El club de las 5 de la mañana” atribuye el éxito a una rutina revolucionaria construida alrededor de las 5 am, siguiendo una fórmula poco conocida diseñada para impulsar el enfoque mental, desarrollar condición física, ampliar conciencia, y lograr resultados tanto en las esferas personales como profesionales.

Hay que aprender a levantarnos cada día más temprano, abrazar el silencio y la ausencia de distracción que pueden ofrecernos las primeras horas de la mañana. Se trata de aprovechar al máximo la hora del día que los demás usan para dormir, perder el tiempo viendo noticias o navegar por las redes sociales.

Llegó el momento de entrenar para ser la mejor versión de nosotros mismos, maximizando nuestra creatividad, rendimiento y prosperidad. Cabe comentar que levantarse a las 5 am, no es suficiente, tiene que complementarse con la fórmula 20/20/20, propuesta por Sharma, la cual nos dice que hay que usar 20 minutos para movernos, 20 minutos para reflexionar y 20 minutos para aprender. ¡Ahora tenemos una posibilidad que antes no teníamos!

1er. Paso/ 5:00 a 5:20: Moverse. Realizar un ejercicio vigoroso que nos haga sudar. El sudor elimina la hormona del miedo, repara células cerebrales y acelera la formación de nuevas conexiones neuronales. ¡Vas a pensar mejor y más rápido!

2º. Paso/5:20 a 5:40: Reflexionar. Tiempo de profunda paz y tranquilidad, hay que cavilar sobre lo que es verdaderamente importante; te sorprenderás de las percepciones e inspiraciones que llegan a tu mente cuando la aquietas, y la mantienes en silencio. ¡Medita, agradece y lleva un diario!

3er. Paso/5:40 a 6:00: Aprender. Aquí necesitas crecer, así que instrúyete en psicología, filosofía, finanzas, mira documentales, escucha audiolibros; estudia sobre la biografía de personajes que transformaron el mundo con sus descubrimientos y aportaciones. ¡Cultiva el amor hacia el aprendizaje!

Este es el ritual de transformación, no te rindas demasiado pronto, recuerda que todo cambio necesita serenidad, paciencia, y tiempo hasta alcanzar nuevos hábitos. ¡Tú puedes hacerlo!

Si quieres impulsar tu vida, comienza siendo dueño de las mañanas, dedicando tiempo a cultivar tu físico, tu psique, tu corazón. No hay que trabajar muchas horas, sino intercalar trabajo intenso con conciencia plena; menos tiempo, pero mayor productividad, como dicen en mi pueblo: “el que madruga, Dios le ayuda”, pero sin querer pensar que por “Levantarme más temprano, sale antes el sol”

Autor: Escritor, conferencista, coach de vida e instructor de meditación

Deja tus comentarios sobre este artículo