SER > MENTE
miércoles, 24 de junio de 2020

Configurando la realidad

Imagen tomada de internet

Por: Dany Dharma*

El desarrollo científico hoy nos muestra que ciertamente todo lo que nuestros sentidos perciben del mundo está en nuestras mentes. Desde luego, hay una realidad material que es procesada, a partir de ella el sistema nervioso elabora ideas y conceptos, empleando los cinco sentidos, pero ni las imágenes, ni los olores, ni los sabores, ni las sensaciones táctiles, ni los sonidos existen fuera de nuestra percepción. La realidad y aquello que percibimos de la realidad no son coincidentes.

Existe una distancia considerable entre como las cosas nos aparecen y lo que realmente son, y por mucho que nos gustaría conocer la realidad tal cual es, lo cierto es que los sentidos (oído, vista, olfato, tacto y gusto) poseen sus propias limitaciones. En cierta manera elegimos qué ver, y por tanto moldeamos la realidad que nos rodea, alterándola y distorsionándola.

Nuestra percepción de estímulos internos y externos mediante el empleo de los cinco sentidos configuran nuestra realidad y, por lo tanto, la crean. Sin embargo, todos vemos el mundo de manera radicalmente distinta, primero en base a ideas, comportamientos a los que somos expuestos durante nuestra infancia y luego a una serie de factores que se extienden culturalmente durante toda nuestra vida, por lo cual no hay una realidad sino infinitas realidades, una por cada persona. En otras palabras cada quien tiene su propio rumbo, fruto de su pasado y su presente.

No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos. La idea que nosotros nos hacemos del mundo no es el mundo; ni siquiera un simple mapa de carreteras es lo suficientemente apto para mostrarte todo lo que puedes encontrarte en un viaje. Nuestra realidad la filtramos a través de nuestra mente y nuestros sentidos, teniendo en cuenta nuestra biología, lenguaje, cultura, e historia personal, todo ello configura nuestro modelo mental, que a menudo no tenemos conciencia de él y los efectos que surten sobre nuestra conducta.

Todos los seres humanos tenemos distintos mapas perceptuales del mundo con los que nos orientamos dentro del mismo. Cada uno dispone de su propia realidad y de su verdad subjetiva. Es como si viésemos a través del ojo de una cerradura. Por tanto, la objetividad no consiste en describir lo que vemos, sino precisar qué clase de lentes llevamos puestos al momento de nuestras observaciones.

Percibimos a través de los mismos sentidos, y es nuestro cerebro quien interpreta estás visiones o percepciones de la realidad y las convierte en algo tangible para nosotros. Esto nos lleva sin duda, a pensar, que cada uno de nosotros entonces, tendrá su propia representación de la realidad en su mente, interpretando las situaciones de manera diferente, y prácticamente a nuestro modo.

Vivimos en un mismo mundo y hacemos diferentes mapas de él, lo cual trae como consecuencia que seamos dados a entrar en conflicto, ya que no actuamos sobre lo que solemos llamar realidad, sino sobre una representación de ella que es nuestro propio mapa personal. Sin embargo, ninguno de estos mapas constituye una reproducción completa y detallada del entorno.

Las discusiones y malentendidos en las relaciones interpersonales surgen porque creemos que el otro tiene los mismos referentes que nosotros, usa las mismas rutas de pensamiento y debe ser una especie de vidente para que descifre lo que queremos decir. Hay que tomar en cuenta que cuando nos comunicamos con los demás, lo hacemos a través de nuestro modelo mental, el cual contiene información de conocimientos, recuerdos y experiencias que seleccionamos cuando consideramos útiles en función del fin que perseguimos. Lo que para algunos es bueno, para otros no tanto.

No perdamos el tiempo juzgando a las personas, ni pretendamos imponerles nuestro mecanismo de pensamiento. Hay que aprender a enriquecer nuestro modelo y expandir nuestra percepción de la realidad, lo cual nos llevará a ver las cosas más claramente, y sobre todo a tener más opciones para alcanzar una mejor comunicación.

  • Escritor, conferencista, coach de vida e instructor de meditación

Deja tus comentarios sobre este artículo