martes, 24 de julio de 2018

¿Cuál es mi propósito en esta vida? ¿Cómo saberlo?

¿Cuál es mi propósito en esta vida? ¿Cómo saberlo?

POR: Blanca Patricia Galindo

 

¿Cuántas veces te has preguntado a qué viniste a esta vida? ¿Ya lograste descubrirlo? Es una pregunta que me he hecho un sinfín de veces, en busca de aquello para lo cual vine a este planeta Tierra, en este tiempo y en este espacio.

Si algo me queda claro que es vinimos a algo más que a respirar, despertar, comer y dormir… ¿pero tú ya descubriste qué es aquello para lo que estás aquí? Es increíble ver la cantidad de personas que no tiene ni la más mínima idea de para qué vive.

Sí, aparte de que a veces no nos lo cuestionamos, pareciera que vivimos robotizados, automatizados a grado tal que sólo cumplimos con lo socialmente establecido: crecer, estudiar, trabajar, tener una familia y pasar el tiempo hasta morir.

¡Pero no!, no se trata sólo de eso, se trata de saber qué es aquello que trajiste a este mundo para ser distinto a los demás, para hacer algo por la humanidad. Puede que seas una estrella en matemáticas (yo no), o un gran pintor o músico (yo tampoco) o una increíble madre de familia, pero de que viniste a algo especial, eso es seguro.

Ahora, ¿cómo puedes saber a qué viniste a esta vida? Ya lo habíamos compartido antes en otro artículo sobre el tema, pero hoy vamos a compartir de nuevo estas preguntas clave. No es necesario que respondas todas, pero sí que sientas cuál te hace sentir más feliz, porque ahí está tu respuesta.

  • Si tuvieras suficiente dinero como para no trabajar, ¿a qué te dedicarías? ¿qué harías sin que te pagaran?
  • ¿Qué te hace sentir feliz cuando lo haces?
  • ¿A qué te gustaba jugar y soñar cundo eras niña (o)?
  • ¿En qué te puedes entretener sin sentir que pasa el tiempo?

Una vez que sientas lo que te provocan las respuestas, puedes ir encontrando a qué viniste. Y si te asomas un poco más dentro de ti, seguro te darás cuenta de que además tienes en ti las herramientas necesarias para dedicarte a esa actividad.

¡A disfrutarlo!

Deja tus comentarios sobre este artículo