Miércoles, 20 de septiembre de 2017

¿Qué puedes hacer una vez pasado el terremoto?

POR: Blanca Patricia Galindo

 

Miedo, angustia e incertidumbre son apenas tres de las emociones y sentimientos que afloran en el ser humano después de que se vive una tragedia como el terremoto que sacudió ayer al centro del país y que, hasta ahora, ha cobrado 225 vidas humanas.

Es natural que atravesemos por estas emociones, sobre todo porque el miedo se genera en nosotros como un mecanismo de defensa ante el riesgo de perder la vida. Lo importante es que recuperemos la entereza una vez pasado el episodio trágico.

Pero, ¿cómo podemos hacerlo? Aunque muchas personas puedan ser incrédulas, una de las cosas que se recomiendan es que hagas oración. No importa cuál sea tu credo. ORA, conéctate con el Dios en que tú crees, con el Universo, con la Existencia.

Agradece que estás vivo, pues aquí sigues a pesar de que decenas de personas murieron en apenas unos segundos o algunas horas. Somos seres vulnerables ante la naturaleza.

La Tierra, nuestro planeta, es un ser vivo también, que sufre ajustes, que se reacomoda para que la especie humana y todas las demás existentes puedan sobrevivir. Algún día nos toca experimentar un sismo, otras inundaciones, fuertes lluvias, grandes vientos, incendios. Esto forma parte de la vida misma.

No veas esto como un “castigo divino” porque no lo es. Velo como parte de la existencia. Aprende a agradecer lo que hoy tienes, y también a desapegarte de todo ello porque muy poco te servirá cuando se trate de salvar tu vida.

Ten a la mano tu maleta de vida. No hoy, no porque haya pasado un sismo. Tenla siempre a la mano. Entre otras cosas se sugiere que contenga tu documentación personal (identificaciones, actas de nacimiento, documentos escolares), una muda de ropa, agua embotellada, papel higiénico, medicamentos, latas de atún o comida abre fácil, así como una lámpara de mano y una frazada.

Y de regreso a lo que podemos hacer ante estos momentos de angustia e incertidumbre es:

Medita algunos minutos cuando puedas, pues eso eleva el nivel vibratorio

Evita reenviar mensajes negativos en las redes sociales

No satures con cadenas

No salgas a la calle si no es necesario

No uses el automóvil para evitar el caos, y si lo haces, cede el paso si no sirven los semáforos

Cuida a tu familia y mascotas

Ve cómo se encuentran tus vecinos

Ayuda en la medida de tus posibilidades, sea donando dinero en las cuentas abiertas para ello, preparando alimentos para voluntarios o damnificados o rescatando personas

Evita que tus niños estén expuestos a las noticias, pues no comprenden lo que sucede y puede causarles afectaciones.

Deja tus comentarios sobre este artículo