marianne williamson

Brillar, nuestro miedo más profundo

Irónicamente, el miedo más profundo del ser humano no es a fracasar, sino a destacar, a que no respondamos a lo que la sociedad espera…