cansancio excesivo

Y tú, ¿padeces la enfermedad del hacer?

Antes que nada, tenemos que entender la naturaleza de la actividad y las corrientes ocultas en ella; de lo contrario, no es posible la relajación…