SER > SANACIÓN
Viernes, 01 de diciembre de 2017

Y tú, ¿qué actitud tienes ante la vida?

Y tú, ¿qué actitud tienes ante la vida?

POR: Ana Giorgana

 

Reflexiona sobre cuál es tu actitud ante tu vida.

La actitud se define como: “La disposición afectiva positiva o negativa hacia alguien o algo”, por tanto, podemos tener una buena actitud o una mala actitud frente a ciertas personas o circunstancias de la vida.

La actitud, dentro de mi experiencia, tiene que ver con el cómo nos enfrentamos o cómo hacemos frente a determinadas situaciones que nos tocan o elegimos vivir.

¿Cuál es mi actitud frente a la vida?

¿Cuál es mi actitud en relación a los roles que me tocan desempeñar?

madre,

esposa,

hija,

hermana,

profesionista,

líder,

seguidor,

jefe,

subordinado,

estudiante

¿Cuál es mi actitud con las personas que me relaciono?

La queja es un determinante que permite darnos cuenta sí estamos sosteniendo una actitud positiva o negativa.

La actitud refleja nuestros CÓMOS:

–          Cómo me visto.

–          Cómo hablo.

–          Cómo transmito mis sentimientos.

–          Cómo hablo de mi trabajo, de mi matrimonio, de mis hijos.

Además muestra cuál es la emoción que asumo frente a aquello que expreso.

La actitud, como bien plantea Viktor Frankl en su Logoterapia, es lo único que podemos modificar frente a nuestra realidad.

Para la Logoterapia existen diferentes valores, los de creación, los experienciales y los actitudinales.

La actitud es la cualidad emocional con la que enfrentamos la vida y desde esta postura nos muestra el sentido que tenemos de la misma. Se refiere, a los valores actitudinales.

Para Viktor Frankl somos responsables de esta actitud ante el dolor, el sufrimiento, la vida, la alegría, los momentos. Por ello, la actitud es una elección.

Es muy importante revisar:

–           Cómo nos sentimos y con ello sabremos sí estamos o no teniendo una actitud positiva o no.

–          Cómo se encuentran nuestras relaciones de todo tipo familiares, sociales, de trabajo.

–          Cómo se encuentra mi trabajo: me quejo, hablo muy mal de mi jefe, mis subordinados. O por el contrario, los aprecio y valoro su trabajo.

–          Cómo me trato a mí mismo: soy amable conmigo, cuido mi salud, mi arreglo, hago lo que me gusta, soy responsable con lo que me toca.

–          Cómo se encuentra mi salud.

Nadie puede tener un cambio si no es capaz de reflexionar sobre sí mismo.

Todo cambio se inicia por la toma de conciencia.

La actitud se puede cambiar en cualquier momento y es una elección. Es la libertad de contar con una actitud más digna frente a ti mismo y los demás, es la puerta que abres a la plenitud.

Si no puedes modificar tu actitud busca ayuda para contar con una vida de calidad emocional.

A mí puedes contactarme a través de nuestra página de cecreto.com o de nuestro formulario para terapia en línea.

Deja tus comentarios sobre este artículo