SER > SANACIÓN
Lunes, 27 de julio de 2015

Sola en bici… la aventura de Cristina Spínola

DSC06211

Sola en bici. Así se define y así vive ahora, recorriendo los cinco continentes con un solo fin: llevar un mensaje de amor propio y fortaleza para todas las mujeres, para que se concienticen de que en ellas reside toda la fuerza necesaria para salir adelante.

Se trata de Cristina Spínola, originaria de la Gran Canaria, en España y quien busca contribuir a la defensa de los derechos de las mujeres. Y para ella, una de las mejores formas de transmitir su mensaje a las mujeres es con el ejemplo.

Por ello, decidió recorrer sola el mundo. Ella con su bicicleta… su bicicleta y ella más un equipaje que suma en total 50 kilogramos.

Desde el día que salió de Sudáfrica –hace ya un año y medio- sabía que el reto que tenía enfrente era enorme, pero también que lograrlo (y a punto está) será una forma de demostrar que una mujer puede ser libre, independiente y tener todo dentro de ella para sobrevivir.

Cristina estuvo de paso en Puebla durante la semana pasada. Aquí pernoctó en el Hostal Leonora, recorrió las calles de la Angelópolis y recargó baterías.

Sin embargo, contrario a lo sucedido en otras ciudades en donde estuvo como parte de su recorrido, aquí nadie la llamó a platicar, a dar conferencias o a reunirse con algún grupo al que pudiera llevarle su mensaje.

Cristina Spínola es periodista de profesión, graduada de la Universidad Complutense y fue reportera para medios españoles como Antena 3 y Televisión Española. Es autora de un libro titulado Sola, que surge luego que hizo un primer recorrido en bicicleta en Las Canarias, durante el año 2005.

Ella es mujer alegre, llena de energía y cuyos cabellos dorados recoge en una trenza. Vestida con unas licras cortas y una casaca en tonos rosa, platica de manera amena sobre su travesía  y los retos que ha enfrentado.

A unos meses de terminar su recorrido, lo que podría ser en Chile o en la Patagonia, uno puede seguir su aventura a través de su blog en solaenbici.com o en facebook al buscarla como Cristina Spínola.

Durante la entrevista comenta que la parte más difícil de todo su viaje ha sido en México, especialmente en la zona de Baja California, no sólo por el estado en que se encuentran las carreteras, sino por la agresividad con que conducen los traileros, quienes transitan a gran velocidad.

Aunado a ello los vientos en esa zona son muy fuertes, atravesó una zona de desierto y se enfrentó a un clima demasiado caluroso.

Otro país complicado fue Mozambique, donde el calor también es muy fuerte, pero no hay tráfico vehicular como aquí.

–          Ahora que llevas tu mensaje a favor de los derechos de las mujeres, ¿qué historias son las que más te han impactado durante tu recorrido?

–          En Tanzania conocí la historia de una mujer que era maltratada por su marido, quien le cortó los pies y las manos por no obedecerlo. Esa vez me hundí, no podía imaginar la escena porque vi a esa mujer.

Otra historia que recuerdo fue en la India, en donde el mensaje que llevé influyó en una mujer que también era maltratada y tenía el sueño de subir hasta la cima del Everest. Lo hizo sola, se quitó el sari –ropa típica de ese país- y subió hasta la punta.

Cristina recorre el mundo sola, sola, sola… pero motivada y llena de historias. Tiempo le sobra para reflexionar lo que va viviendo, y para hacer frente a la soledad que de pronto se pone a su lado.

Es de hecho ésta la que resulta más duro de enfrentar cada día, comenta Cristina, quien agrega que todo esto vale la pena cuando puede llevar su mensaje en contra de la violencia y la discriminación hacia las mujeres.

Aunque ella nunca sufrió de violencia doméstica, en su carrera como periodista conoció muchas historias de mujeres maltratadas, de ahí que un día se propuso actuar contra eso y contribuir a que recuperen su valor.

Ahora Cristina se dirige hacia Cancún. Ese será su último punto en México. De ahí definirá la ruta a seguir hasta llegar al sur de América y concluir así la aventura que hoy vive libre, independiente y sola…

Deja tus comentarios sobre este artículo