SER > SANACIÓN
Martes, 19 de abril de 2016

Procrastinación, el problema de posponer

luego

Lo llaman Procrastinación. Sí, lo sé, la sola palabra se lee y suena digamos que… ¡fea! Y su significado real también lo es. Se trata de posponer una y otra vez algo que tienes que hacer, pero no porque estés ocupado en otra cosa o lo que dejas no sea prioritario, sino porque buscas evadirlo de manera consciente o inconsciente.

Hoy, en una plática con amigos, salió este tema a relucir. Aunque de manera breve, lo comentaron y uno de ellos explicaba que cuando procrastinamos es porque no queremos hacer frente a algo y lo dejamos para mañana… o como digo yo: “para al rato” o “para al ratito”, pero resulta que el momento de hacerlo tarda mucho en llegar… o nunca llega.

La mayoría de las personas hemos procrastinado en algún momento de nuestra vida, o en algún aspecto de ella, quizá no nos demos cuenta, y si lo hacemos llegamos a sentir pena o “remordimiento” porque sabemos que estamos dejando de hacer algo que puede ser importante en nuestra vida personal, profesional o en nuestras relaciones.

Quien procrastina suele dejar las cosas “para mañana” o “para una mejor ocasión”. Por ejemplo, ¿cuántas veces te has propuesto ir a caminar por las mañanas, ir al gym o mandar un correo electrónico y no lo haces?

Y sabes, porque lo sabes, que dejar de hacerlo no te va a dejar nada bueno, sino al contrario, todo podría cambiar a partir del día en que te decidas a hacer las cosas en el momento que son y no en el momento en que “podría” ser mejor.

Pero, ¿podemos dejar de procrastinar? La respuesta es un contundente SÍ, con entusiasmo y con mucha disciplina.

  1. Lo primero que se sugiere que hagas es comprometerte contigo mismo. Sí, puedes fallarle a otros, pero no a ti, así que hazte la promesa de realizar las tareas pospuestas y llévalas a que sean una realidad.
  2. Lleva una agenda ESCRITA. Sí, la modernidad hoy nos hace llevar agendas electrónicas, y muchas veces nuestro teléfono móvil es usado para eso, pero el efecto de escribirlo y saber que puedes volver a leer lo que pusiste que harías te permitirá darte cuenta de lo que lograste y LO QUE DEJASTE DE HACER.
  3. Haz cosas que te gusten, que te apasionen. La PASIÓN es uno de los grandes motores de nuestra vida, así que entre más hagas lo que te gusta, mayores cosas lograrás y subirás tu AUTOESTIMA.
  4. Sé AMABLE CONTIGO. Ya he escrito anteriormente sobre este tema, y en verdad, solemos ser nuestros peores críticos, somos duros con nosotros mismos, más que con los otros. Sé amable contigo, sé suave contigo y verás cómo será más fácil alcanzar tus objetivos
  5. Créate ambientes físicos agradables, donde quieras estar todo el tiempo, donde te sientas a gusto. Esto puede ser en tu casa u oficina, lo que te motivará a seguir adelante en lo que haces, a avanzar en una atmósfera que sea parte de ti.

Deja tus comentarios sobre este artículo