SER > SANACIÓN
Lunes, 15 de junio de 2015

¿Perdonas pero no olvidas?

liffey-love-locks

Cuántas, cuántas veces he oído o leído la frase “perdono, pero no olvido”. ¡Peor aún! Cuántas veces, en el pasado, lo dije.

Hasta que un día me di cuenta que esa forma de pensar no valía la pena, que la única afectada con recordar, y recordar y recordar un agravio era yo.

Alquímicamente, cada vez que recordamos algo que nos hicieron lo volvemos a vivir tal cual nos sucedió la primera vez.

Y si no me crees, checa tu cuerpo cuando te acuerdas de una persona o situación que te hizo enojar.

A poco no sientes hasta calorcito en el estómago o tus puños se aprietan.

Pues sí, ¡bienvenido al club de quienes quieren sentir y resentir una vez más algo malo!

Claro, no se perdona y se olvida de un día para otro, pero sí se puede perdonar y soltar hasta que ese hecho queda realmente cancelado.

Nos dice Louise L. Hay que perdonar no significa justificar lo que nos hicieron, pero que sí nos libera.

Perdonar es un acto de amor.

Y yo lo creo así. Y lo creo porque lo he vivido. En los talleres Sana Tu Vida trabajamos con eso, con algo sumamente importante que es perdonar y liberar.

¿Y sabes qué? Nos sorprendemos porque muchas veces creemos que el perdón se trata de algo hacia los demás. Y no totalmente, el primer y gran perdón es hacia nosotros mismos.

Sí, primero debo aprender a perdonarme a mí, para así dar paso al perdón a los demás.

¡Perdona y olvida por favor! ¿De qué te sirve llevar viejas cargas encima?

¿No quieres olvidar porque sientes que si lo haces te volverán a dañar? Bueno, eso depende de ti, no de los otros, porque recuerda que atraes a tu vida las experiencias que necesitas para crecer.

Aquí un tratamiento de perdón y liberación hecho por Louise L. Hay:

Hoy es otro precioso día sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría. Nadie puede arrebatarme jamás aquello que es mío por derecho propio. Aunque es posible que no sepa cómo perdonar, me dispongo a comenzar el proceso, sabiendo que encontraré ayuda en todos los aspectos de mi vida. Elijo perdonar a todo aquel que alguna vez haya hecho algo negativo. Éste es mi día del perdón. Me perdono por todo el daño que hice en el pasado, a mí y a los demás. Me libero de la carga de la culpa y la vergüenza. Me alejo del pasado y vivo en este momento con alegría y aceptación. Ellos son libres y yo soy libre. Somos uno con el poder que nos ha creado estamos seguros y a salvo. Y todo está bien en nuestro mundo. Así Es. Gracias Amado Universo

Deja tus comentarios sobre este artículo