SER > SANACIÓN
Martes, 16 de junio de 2015

Neo soltero: soltería por elección o por consecuencia

IMG_1256CEREZO

Ser Neo soltero “es una forma de reivindicarse a estar solo, pero no como sinónimo de soledad sino como proyecto de vida, viéndolo como parte valiosa del crecimiento personal y profesional”, manifestó Héctor Cerezo Huerta, doctor en psicología, investigador y catedrático del departamento de estudios humanísticos del Tecnológico de Monterrey en Puebla.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi), México cuenta con más del 9% de hogares unipersonales, los cuales están comprendidos por una persona y de los que se han disparado en los últimos años.

¿Qué es el neo soltero?

Podemos referirnos al término de neo soltero como la expresión que describe a la persona como profesional que no tiene como preferencia en su vida tener una pareja. 

“Es una forma de entender que el matrimonio y la pareja no es ni una prioridad ni una preocupación, el planificar una familia no está dentro de sus planes, sin embargo buscan la exigencia en sí  mismos”,  afirmó Cerezo Huerta.

Es un movimiento transitorio, pues no hay persona que no pueda estar sin pareja, por lo menos no estable pero ocasional.

Algunas de las características que poseen son: la obtención de una estabilidad económica, se preocupan por su aspecto y salud, disfrutan de sus comodidades, viajan y buscan ser profesionales exitosos vinculados a la tecnología.

Según datos del sitio Forbes, los solteros pueden alcanzar gastos de hasta 12 mil pesos mensuales por compras en internet, en temas de tecnología, mascotas, compra de bienes y en hobbies, tales como hacer ejercicio, tratamientos de belleza, ropa, salud integral y yoga,  respondiendo siempre a los intereses del mercado.

En opinión del catedrático pueden volverse más exigentes en el momento de elegir a una pareja, pues no podría cumplir todas sus expectativas y se tornará mucho más difícil encontrarla.

Asimismo, Cerezo Huerta comentó que algunos neos solteros son porque ya tuvieron una experiencia dolorosa y fracasaron, o no quieren tener una experiencia que les cause dolor. “No es una opción elegida sino una consecuencia”, dijo.

Tiene que ver mucho con las creencias irracionales sobre el amor, el que todo lo puede, es omnipotente, el que lo supera todo. Estas creencias está muy arraigadas con las emociones, y piensan las personas que las relaciones van a ser de la misma naturaleza.

La primera en hablar del término fue la escritora Carmen Alborch dentro de su libro Solas, gozos y sombras de una manera de vivir. La autora colocó el término dentro de sus líneas para describir a los que no están casados.

Deja tus comentarios sobre este artículo