SER > SANACIÓN
Lunes, 15 de junio de 2015

Los maestros de tu vida

maestrosespirituales

Encontrar a nuestro maestro espiritual es algo hermoso, un regalo que te permite caminar junto a otras personas que comparten sus enseñanzas.

Buda, Osho, Jesús, Mahoma, Saint Germain… realmente podemos nombrar a decenas, si no es que cientos de maestros que han existido a lo largo de la historia de la humanidad.

Yo, en lo personal, he encontrado en Osho al maestro que buscaba, al menos para esta etapa de mi vida.

Pero no son ellos, los maestros conocidos, los únicos que pueden enseñarnos lo que necesitamos aprender en esta vida.

Es más, podríamos prescindir de ellos, más no de los que están a nuestro lado día a día.

Hace unos meses conocí a Regina, una gran tanatóloga, y ella nos hablaba a quienes participábamos en un grupo acerca de una idea budista: que todos tenemos maestros en el amor y maestros en el dolor.

Los maestros en el amor son aquellos que nos llenan de todo lo bueno que esperamos en esta vida, los que nos apoyan, los que nos apapachan, los que están a nuestro lado en todo momento.

Nuestros maestros en el dolor son prácticamente lo opuesto, quienes nos hieren, quienes nos maltratan, quienes nos decepcionan en algún momento, quienes nos confrontan.

Y no, no es que unos sean buenos y otros malos, es simplemente que su participación en nuestra vida tiene un fin, y ese fin es despertarnos, enseñarnos, enseñarnos ambos lados de la existencia.

Si todo fuera amor y dulzura, habría muchas cosas que no valoraríamos y que no aprenderíamos en la vida, de ahí que, como todo es polaridad, para crecer necesitemos de los dos lados, del amor y del dolor.

Piensa en las personas más importantes que han existido en tu vida. Ve qué tipo de maestros han sido para ti, pero sobre todo ve qué enseñanzas te han dejado, porque de todos, de cada uno de los que nos rodean, aprendemos algo.

Deja tus comentarios sobre este artículo