SER > SANACIÓN
Lunes, 07 de septiembre de 2015

Tiempos de Maktub: La vacuidad del todo

vacio

Tiempos de Maktub

El vacío….esa palabra que impone, atemoriza, desafía y reprime. Muy difícilmente llegamos a ser conscientes del y de los vacíos que pueden llegar en las diferentes etapas de nuestra vida.

La insatisfacción emocional, las pérdidas, las rupturas, los cambios, provocan que en algún momento, elijamos esquivar los vacíos con la autocompasión, la comida, las compras compulsivas, las relaciones esporádicas, la inestabilidad sentimental, el chantaje paternal, el alcoholismo y demás adicciones.

¿Por qué nos cuesta tanto asumir la vacuidad? Tal vez, porque erróneamente hemos mal aprendido que se parece a la nada.

Los vacíos son momentos claves en la vida de todos nosotros; son pausas necesarias para el existir. Guardar silencios es una necesidad, buscar el aislamiento es un derecho.

El vacío es el todo; entendamos entonces, que cuando vayamos en busca de aminorar esos vacíos, con cualquiera de los factores antes mencionados, nos estamos perdiendo la oportunidad, no sólo de la resiliencia, sino también, de abrir la puerta para empezar a llenar esos espacios, con todo lo nuevo que podemos construir a partir de esos espacios emocionales.

Una hermosa descripción del vacío, la hace el Tarot Espiritual del Maestro Osho, donde se describe así:

El vacío es la ausencia de todo y a la vez lo es todo. Es un espacio lleno de posibilidades, donde todo puede darse, es el potencial absoluto. La carta del vacío nos indica que no debemos vivir atrapados en nuestros problemas cotidianos, debemos tener la fuerza para mirar más allá, el valor de reflexionar, descubrir qué es lo que realmente queremos y perseguirlo. La nada nos ha precedido durante toda la eternidad, y una vez que no estemos, todo será nada de nuevo, así que hay que aprovechar el ahora porque cada segundo es precioso. No sabemos qué pasará mañana, debemos disfrutar del día de hoy”.

Por lo tanto, no busques llenar vacíos, busca construir lo nuevo, atreverte a estar en silencio, pero no inmóvil, porque nada permanece.

Cuando mires que tus vacíos son el todo en tu vida, empezarás a entender la importancia de saber detenerte a la hora de buscar condicionamientos o sustitutos de tu paz emocional.

La vacuidad siempre nos llevará al todo, y éste lo encontramos sin error alguno en la esencia de cada uno de nosotros.

Facebook: Mediatikos Consulting
Twitter: @rubysoriano
Mail:  mediatikosconsulting@gmail.com            www.mediatikos.wordpress.com

Deja tus comentarios sobre este artículo