SER > SANACIÓN
Viernes, 20 de octubre de 2017

La cultura del alcohol hoy en día (Primera parte)

La cultura del alcohol hoy en día (Primera parte)

POR: Detzani Téllez Medina

 

El alcoholismo es un peligro creciente en nuestra sociedad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 3.3 millones de personas mueren cada año a consecuencia del abuso en el consumo del alcohol.

En nuestro país las personas inician con el consumo de bebidas embriagantes por curiosidad, invitación o por instigación de los amigos, por querer experimentar, por problemas familiares, aceptación dentro del grupo social, por invitación de familiares e incluso por problemas de autoestima y depresión.

La OMS cataloga hace mucho tiempo al alcoholismo como una enfermedad (física, emocional y espiritual).

El 63% de la población consumidora de alcohol son adolecentes y jóvenes de entre 12 y 24 años de edad. El alcoholismo puede ser una de las primeras problemáticas que se presenten en relación con el uso y abuso de sustancias -encuestas recientes reportan que el consumo empieza desde los 8 años.

De acuerdo con los datos del Centro Nacional para la Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, para el 47% de las personas que consumen alguna sustancia adictiva, el alcohol fue la primera droga de consumo. Lo anterior revela que la ingesta de alcohol se convierte en un problema que genera más problemas o que maximiza los existentes.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) destaca que en México los accidentes de tráfico de vehículos de motor y la enfermedad alcohólica del hígado son dos de las cuatro principales causas de muerte entre la población de 35 a 44 años.

Alcoholismo, enfermedad triple:

El alcoholismo está catalogado como una enfermedad física: porque se desarrolla una dependencia del organismo por el alcohol (obsesión)

Emocional: porque no se tiene un sano manejo de las emociones, incluso se usa el alcohol como una muleta para poder manejarlas (si se está contento, se bebe; si se está enojado bebe; cualquier situación es buena para beber).

Espiritual: hay una desconexión de nuestra relación espiritual con Dios, necesitamos volver a conectarnos con Él.

Factores que influyen:

– Edad, educación, genética, historia familiar, género, etc.

– Edad en la que se comenzó a beber  (antes de los 25 años)

Alteraciones en la química del cerebro:

El alcohol afecta a la química del cerebro al alterar los niveles  de los neurotransmisores que controlan los procesos de pensamiento, comportamientos y emociones.

El alcohol afecta la química del cerebro en:

–  Comportamiento,

– pensamientos,

– sentimientos y

– emociones.

Genera ansiedad, depresión agresividad y estrés.

Beber hace sentir a la mayoría de las personas mejor, menos ansiosas y más sociables (desinhibe), sin embargo, si se bebe en exceso, el cerebro comienza a quedar afectado y las sensaciones de placer se pueden convertir en ansiedad, agresividad o depresión. Además, beber demasiado puede tener consecuencias negativas en tus relaciones con la familia, la pareja y en el trabajo. Se ha visto que una persona alcohólica puede llegar a afectar a alrededor de 20 personas aproximadamente.

El alcohol y los adolescentes:

El cerebro alcanza su desarrollo máximo u óptimo a los 25 años y el consumo frecuente del alcohol frena el desarrollo del cerebro de los jóvenes; consumir grandes cantidades de alcohol puede resultar en grandes dificultades para que el cerebro se desarrolle correctamente.

– Los más notables son dificultades en la recuperación de la información verbal y no verbal (comprensión del lenguaje y el funcionamiento visual-espacial).

– Daña la conectividad neuronal de distintas partes del cerebro.

–  Daños a la memoria (hipocampo).

El alcohol daña al hipocampo, área cerebral que interviene en el almacenamiento de memoria. Beber en exceso dañará al cerebro y su capacidad de memorizar.

– Beber afecta al Cortes Prefrontal, que es el encargado de regular la impulsividad e interviene en la organización del comportamiento, es decir, beber demasiado puede llegar a afectar las conexiones en estas áreas  y provocar que se hagan cosas impulsivas que no se hubieran realizado en situaciones normales.

– Impide el crecimiento de células nuevas.

Desde1960 se sabe que en el cerebro se generan nuevas neuronas  durante la edad adulta en un proceso que se llama neurogénesis. Sin embargo, con alta dosis de alcohol el crecimiento de estas nuevas células se ve interrumpido y a largo plazo resulta en déficit en áreas como el hipocampo.

Durante una borrachera puede reducir el número de neuronas del cerebro en 1000 000.

 

Asociación Civil que recomiendo:

– Alcohólicos Anónimos A.C.

aamexico.org.mx

Asociación civil que ayuda a personas con problemas de alcoholismo para pode dejar de beber.

Grupos de auto ayuda a lo largo de toda la república mexicana con presencia en la mayoría de los estados que comparten su experiencia y esperanza para los que sufren de la enfermedad del alcoholismo.

Deja tus comentarios sobre este artículo