SER > SANACIÓN
Jueves, 24 de noviembre de 2016

El amor en los tiempos de Facebook y whatsapp

facebookrelaciones

Las relaciones de pareja cambian con las épocas. Como todo en la vida de los seres humanos cada situación que vivimos depende de la cultura y se refieren a una construcción social. Las redes sociales están transformando las formas y maneras de estar en pareja.

Una gran cantidad de parejas demuestran su amor, desamor, infidelidades y celos mediante estas redes sociales. También es cierto que una gran cantidad de personas buscan o ansían encontrar parejas dentro de esta realidad virtual.

Una realidad virtual, que como su nombre lo indica es virtual, aparente, y que puede no ser real. Por tanto, las relaciones de pareja están envueltas en un halo de magia, de existencia, de no existencia y sujeta a interpretaciones personales.

Todas las redes sociales Facebook, whatsapps, Instagram y muchas más van revolucionando y trasformando la forma de estar y vivir en pareja.

Todo puede suceder en la red, desde romances efímeros, coqueteos, infidelidades o amores verdaderos que terminan en relaciones estables y duraderas. Al mismo tiempo, pueden surgir otro tipo de fantasmas dentro de las mismas relaciones de pareja, encuentros indeseables, secretos que salen a la luz, en fin, la privacidad se ha terminado, no tanto por lo que tú subes a la red, sino por lo que tus amigos suben a sus muros y te involucran.

Un hecho importante que se ha venido observando en este tipo de situaciones es la que le sucede a Carolina, sufre porque su novio no la tiene en face, llora porque no le contesta de inmediato sus mensajes, se molesta porque la deja en visto, se llena de ira porque alguna amiga le hizo un comentario en las fotos de su novio. No descansa, todo el tiempo está pendiente de las acciones y omisiones de su pareja dentro de la red. Digamos que lo mantiene satlkeado dentro del mundo virtual.

Su angustia, desconfianza, falta de interés, fallas en su concentración y atención se pueden deber a esta falta de atención y foco en sus tareas, solo piensa y se obsesiona en la red y lo que hace su pareja en ellas.  En una relación cara a cara tenemos que esperar, comunicarnos con palabras completas, expresar sentimientos, resolver conflictos, tener tolerancia, mostrar empatía, comprensión y un interés genuino por el otro y por la relación.  Esto no sucede en el mundo virtual.

La realidad virtual es como un tercero en la vida de las parejas: juntos pero cada uno con su móvil. Juntos pero cada uno con su propia realidad a la hora de estar conviviendo. La intimidad se suple y se ve invadida ante la falta de cercanía.

La energía psicológica y afectiva se encuentra almacenada en las redes sociales.  Ya no hay deseos, todo es posible en cualquier momento a cualquier hora. La red y las relaciones están disponibles 24/7. No hay espera. No hay reparo. El objeto del deseo o de la sospecha se encuentra en cualquier momento. Además con un acervo histórico de todo lo que se requiera encontrar acerca de la persona o la pareja que se desea Stalkear, seguir, acosar o de la que quiera información.

Parte de la gravedad de estos asuntos virtuales, es que cualquiera puede ser o no ser lo que publica. Puedes relacionarte con alguien que ni siquiera está dispuesto a revelar su identidad.  Todo es posible en el ciberespacio.

El problema no es el otro sino las redes sociales. La dificultad no está en las redes sociales sino en el uso que hacemos de ellas.

www.cecreto.com

mi face

twitter

Deja tus comentarios sobre este artículo