SER > SANACIÓN
Lunes, 22 de junio de 2015

Depresión, ¿un mal de nuestros tiempos?

depresion

La depresión parece ser uno de los males típicos de nuestro tiempo.  Se va convirtiendo cada vez más en señal de identidad de nuestras sociedades avanzadas.

En opinión de Mauro García Toro, psiquiatra y profesor de la Universidad de las Islas Baleares, quien acaba de publicar una investigación sobre los principales los factores de riesgo de depresión crónica, existen otros trastornos asociados a este mal así como los hábitos de vida que podrían evitarla.

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por sufrir unos sentimientos de tristeza intensa y persistente. A veces distinta a la tristeza que se siente cuándo se pierde a un ser querido. Con unas características de un vacío emocional y también acompañado de una virtual falta de ilusión e incapacidad de disfrutar de las cosas que antes… a la persona más le motivaban. Todo eso debe ser suficiente como para interferir en el funcionamiento emocional social y durar más de dos semanas suele provocar trastornos de tipo cognitivo, problemas de memoria, concentración, alteraciones de los ritmos biológicos, del sueño, del apetito, del deseo sexual y muchas molestias físicas, entre las que destacamos como más típicas las molestias digestivas y los dolores de espalda y de cabeza.

Actualmente esta afección está mereciendo mucha investigación y mucho debate dentro del ámbito profesional de la salud mental. Digamos que tenemos identificados una serie de factores predisponentes y precipitantes de la depresión, que van implícitos en el ritmo de vida actual como el estrés, la competitividad… Pero también hay otros  como la falta de ejercicio físico, una dieta inadecuada,  la falta de horas de sueño y  la disminución de la exposición a la luz solar.

Sí y a todo esto le unimos la falta social de apoyo. Vivimos cada vez más aislados. Es otra paradoja, porque efectivamente tenemos mucho acceso a Internet, a redes sociales, que parece que nos acerca a los demás, pero los sentimientos de soledad también están creciendo afirma el especialista.

En su opinión La disminución del roce humano también es importante. Y todo ello es un caldo de cultivo que hace que algunas personas sean más vulnerables a este trastorno; que por desgracia, es un problema muy frecuente y muy grave de salud pública.

Recientemente en su estudio publicado en el Journal of Affective Disorders el especialista  trata de una investigación realizada en EE.UU por profesionales de la Universidad de Columbia de Nueva York y la Universidad de las Islas Baleares que revela cuáles son los principales variables de la depresión crónica.

Los resultados de una muestra muy grande de ciudadanos americanos, estamos hablamos de una muestra de 40.000, señalaron que uno de los factores de riesgo para que la depresión se cronifique es el retraso del diagnóstico. El haber evolucionado durante mucho tiempo sin haberse puesto en contacto con un especialista para hacer un abordaje terapéutico.

Otro factor importante es si hay añadidos a la depresión otros problemas médicos o psiquiátricos. Evidentemente va a complicar mucho la situación. Hablamos de enfermedades neurológicas, degenerativas o del tipo que sea. Y dentro de los trastornos mentales, lo más típico es que se asocien con problemas de ansiedad o con problemas de adicciones y ahí sí que vamos hacia un circulo vicioso. La adicción promueve depresión y la depresión promueve la adicción; de manera que hay que romper ese círculo para que la cosa funcione.

Finalmente destaca el haber estado expuesto a abusos sexuales en la infancia. Nos ha llamado la atención el alto porcentaje de pacientes que reconocen haber sido víctima de estos abusos. Y cuando estamos hablando de depresión crónica de más de cinco años de evolución llega casi hasta el 40% de los casos.

Eso da a entender que nos encontramos ante un factor extraordinariamente perjudicial para la vida de un sujeto, que posiblemente implique también el haber estado expuesto a una infancia adversa, carencial, desprotegida con muchos conflictos añadidos, que han permitido que esa situación de abusos se prolongue. Esto es un dato también a destacar.

Es mucho más perjudicial el abuso sexual cuando es mantenido en el tiempo, que cuando es una situación esporádica. Pero aún así es conveniente detectar estos casos porque se puede intervenir sobre ellos. Y se puede hacer un intento de desactivar todo el trauma psicológico, que suele estar asociado a esa situación tan dramática y tan adversa en la vida afirmó el médico.

Deja tus comentarios sobre este artículo