SER > SANACIÓN
Viernes, 08 de diciembre de 2017

¿Cómo responder a una agresión verbal?

¿Cómo responder a una agresión verbal?

POR: Detzani Téllez Medina

 

“Entre lo que me ocurre y mi respuesta hay un espacio.

 Es en ese espacio donde reside mi libertad, mi crecimiento y mi poder personal.”

                                                          (Esteban Pinotti)

 

Parte del diario vivir implica enfrentar dificultades y poder salir airosos de éstas, de hecho nuestra educación debería incluir cómo debemos responder  una agresión verbal. Hoy te compartiré algunos tips que te pueden ayudar en caso de enfrentar este tipo de situaciones:

1.- Resiste el primer impulso:

Lo natural es que tanto nosotros como la otra persona nos sintamos en un estado de alerta  y es muy fácil perder el control de la situación si te dejas llevar… Para tomar control, puedes respirar varias veces profundamente girando toda tu atención hacia tu respiración  o puedes contar mentalmente hasta 10, 20 o 100.

2.- Deja que la persona que te esté agrediendo se desahogue:

Trata de seguir centrándote en tu respiración (para mantener la calma) y estar relajado, procura no interrumpir a la persona porque sólo lo harás enfurecer más.

3.- Solicita una explicación serena:

Algo como: “creo que podemos entendernos, pero sería mejor si hablamos esto con más tranquilidad”.

4.- Trata de comprender lo que el otro quiere expresar y muéstraselo reformulándolo a tu modo:

“A ver si te entiendo, lo que quieres decir es que…”

5.- Trata de usar un lenguaje concreto, claro, sin entrar en valoraciones personales:

Algunos estudios resaltan que el 75% de las palabras que utilizamos para referirnos a personas o acontecimientos tienen algún componente de valoración subjetiva y que sólo el 25% restante se refiere a conductas observables o hechos concretos. Casi sin darnos cuenta decimos valoraciones personales a la hora de conversar, y en las situaciones tensas suele ser la semilla de malos entendidos y de espirales de mayor confrontación.

6.- Recuerda, no te tomes las cosas personales:

Muchas veces las personas hablan con enojo y sacan toda su frustración sin pensar en el daño que pueden causar, no lo hacen en el tiempo, ni en el momento, ni con la persona adecuada,  ni en la intensidad adecuada, es decir no son asertivos- no buscan quien se la hizo si no quien se las pague.

7.- Si en algún momento es difícil seguir con la conversación, propón aplazarla:

La adrenalina sube rápidamente en las situaciones de tensión pero necesita de  bastante más tiempo para volver a los niveles normales.

8.- Recuerda, a las palabras no se las lleva el viento:

En un momento de enojo puedes decir cosas de las que después te puedas arrepentir.

9.- Y lo más importante, recuerda que no se puede razonar con alguien que está muy ofuscado y que se pueda tornar hasta violento, lo mejor es alejarse hasta que se calme y puedas hablar después tranquilamente.

 

Asociación Civil que recomiendo:

Fundación para la protección de la niñez, I.A.P.

Es una organización sin fines de lucro, dedicada  a fomentar y fortalecer la filantropía en México con énfasis en mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas en situación  vulnerable.

La fundación promueve y gestiona redes de donadores y voluntarios para canalizarlos a ayudar a la sociedad civil.

Deja tus comentarios sobre este artículo