SER > SANACIÓN
Viernes, 29 de septiembre de 2017

Autodominio como parte de la educación

Autodominio como parte de la educación

POR: Detzani Tellez Medina

 

El autodominio es una capacidad humana positiva, y una característica del carácter que implica el propio control de los impulsos y reacciones ante ciertos estímulos del mundo social, manejando emociones y comportamiento en la interacción con los demás.

Es un valor por el cual la voluntad se sobrepone a la comodidad de dar rienda suelta a las emociones, eligiendo afrontar con paciencia y aplomo las relaciones interpersonales.

Una de las herramientas básicas del autodominio es la comunicación, que deberá tener connotaciones de amabilidad  y serenidad, para evitar confrontaciones emocionales violentas.

Una persona con autodominio, se comunicará con asertividad, empatía y tolerancia hacia el punto de vista de los demás, en especial en los momentos de mayores dificultades y contratiempos de la vida.

El autodominio o dominio propio es una fuerza interior que nos impulsa a modificar aquellas tendencias de nuestra personalidad que nos conducen a realizar acciones inadecuadas, generalmente causadas por un estado de ánimo negativo.

Si no tenemos autodominio, podemos caer en excesos de diversa índole, rompiendo la armonía de la convivencia familiar, laboral y social. El autodominio es una especie de Señorío sobre nosotros mismos, que hace madurar nuestro carácter en un proceso constante de superación.

Los hábitos y costumbres de nuestro comportamiento social, laboral y familiar pueden ser corregidos en forma positiva por una actitud de autodominio, haciendo más eficientes los tiempos y más saludables nuestras relaciones.

El autodominio se contrapone con la inseguridad de la personalidad, la dependencia psicológica, la baja autoestima, los comentarios imprudentes, y la conducta irracional. No dejarnos llevar por los disgustos ni permitirnos enojos por las actitudes de los demás, y esto nos permitirá tener una vida más feliz y satisfactoria.

El individuo que ejerce el autodominio es dueño de sí mismo, no sigue ciegamente el ejemplo de los demás, sino que antes que nada examina todo para determinar cuál debe ser su comportamiento. Tiene la capacidad de frenar el impulso natural de actuar hasta que ha llegado a una decisión prudente, basada en el juicio sereno.

¿Cómo podemos ejercer autodominio?

  • Pon atención a tu estado de ánimo. Nota que emociones estas sintiendo y que tan intensas son.
  • Toma acciones para modificar tu estado de ánimo.

 

– Sugerencias para tener autodominio:

1.- Aprende a escuchar.

2.- No intentes distinguirte de los demás con malos comportamientos (comer en exceso, hablar obscenamente, malos modales, etc)

3.- Evita dar consejos cuando no te lo pidan, hacer comentarios imprudentes, y querer enterarte de las vidas ajenas.

4.- Dedica unos minutos al día para reflexionar, así podrás hacer una pequeña lista sobre las situaciones que normalmente te causan disgusto en tu día a día, que te provocan pereza o que te llevan a excesos, o las que te llevan a evadir responsabilidades.

5.- Ahora selecciona dos situaciones de la lista anterior, reflexiona sobre la actividad correcta que deberías tomar para cada caso y llevarla a la práctica, y tiempo después selecciona 3 o más y sigue practicando.

Recordemos que los valores empiezan en casa y como padres es importante darles un buen ejemplo a nuestros hijos, comencemos por nosotros mismos, ejercitando el dominio propio en todas nuestras acciones.

 

Asociación Civil que recomiendo:

Esperanza viva jóvenes de México A.C.

Es una organización de asistencia social que tiene como finalidad de proveer hogar, seguridad así como oportunidades a niños y jóvenes que viven en situación de riesgo. Dándoles hogar, educación y amor. Desde 1994.

Donativos@evmexico.org

Deja tus comentarios sobre este artículo