SER > NUTRICIÓN
Viernes, 24 de noviembre de 2017

Rituales de amor propio

Rituales de amor propio

POR: Gina Tager*

 

Corazones, chocolates, flores, cenas y citas románticas. Todos ellos son parte de un ritual, que si bien algunos siguen y otros rechazan, no dejan de ser una parte de la sociedad en la que vivimos.

Los rituales son un nutriente importante para nuestro Ser. Marcan momentos especiales, que nos permiten celebrar ciclos o personas que nos llenan. Por miles de años, las sociedades estuvieron llenas de ellos.

Si bien eso no ha cambiado del todo, actualmente carecemos de suficientes rituales que eleven QUIENES SOMOS y promuevan el valor que tenemos desde que nacemos. Hoy en día nuestros rituales tienden a estar enfocados en el mundo externo y a cubrir necesidades sociales.

Es por eso que hoy quiero proponer un pequeño cambio.

Creo que el poder expresar nuestro amor hacia otra persona nos acerca a nuestra esencia elemental, porque somos una máquina generadora de este gran sentimiento. De la misma manera, creo que el AMOR VERDADERO nace de cada uno de nosotros en la medida en la que nos amamos a nosotros mismos.

Así que, con el afán de promover más de este hermoso sentimiento en el mundo, pienso que una dosis de “EGOÍSMO ALTRUISTA” es lo que necesitamos.

Que esos rituales y esas muestras de afecto se dirijan a la persona más importante en tu Vida… TÚ.

¿CÓMO SE SENTIRÍA?

Para mí, el reto más grande fue aprender a AMAR MIS CADERAS. Durante muchos años viví rodeada de señales de que “nunca iba a lograrlo” y una profunda sensación de que había algo MUY RARO con mi cuerpo.

De no poder ni voltear a verlas, no poder dejar de atacarlas, la vida me llevó a poder verlas con otros ojos, unos ojos llenos de AMOR INCONDICIONAL… que si bien no son ciegas a su peculiar forma, también pueden ver el gran regalo que traen a mi Vida.

Y, como esto se trata de ritualizar para celebrar nuestro gran poder, les comparto uno de mis rituales de amor propio: escribir.

Esta carta fue hecha el año pasado rodeada de colegas que compartían la misma búsqueda e inspirada por una comunidad que vive, lucha y respira para poder sembrar una semilla más de AMOR, ACEPTACIÓN Y PLACER POR VIVIR.

Hoy la comparto, con la esperanza de poder sembrar esa semilla en ti y animarte a que puedas crear tu propio ritual y tu propia forma de amarte.

CARTA A MIS CADERAS

Son mi eterna, y especialmente notoria, conexión con mi Divinidad Femenina.

Sin importar qué tan atraída me sienta por mi energía interna Masculina, ellas están aquí para recordarme mi verdadera predominancia Femenina.

Cuando el odio surge, automáticamente me indican que me estoy desconectando de mí misma. Que estoy siendo negligente y descuidada con mi Divinidad Femenina y que he de hacer ciertos cambios. De otra forma mi estado de flexibilidad y bienestar desaparece, y me siento atorada.

Por otro lado, cuando miro esa parte de mi cuerpo y siento AMOR y ACEPTACIÓN, sé que estoy totalmente conectada con mi alma y mi esencia primitiva. Estoy alimentada en todos los aspectos y confío en la Vida, en mí misma y en el Universo.

Mis caderas son mi Brújula Sagrada, y después de años y años de rechazo y auto ataque, hoy no puedo dejar de agradecerles porque mantienen mi curso, evitando que me pierda.

Mientras sigan aquí, enviándome su mensaje constante, sé que SIEMPRE encontraré el camino de regreso a casa… de regreso a mí.

 

*Texto publicado originalmente en: ginatager.com.mx

*Suscríbete al Blog y al canal de Youtube y recibe tu dosis de #PsicologíadelaAlimentación en tu Inbox cada semana

*Tienes ¿Preguntas? ¿Inquietudes? ¿Historias? Conéctate conmigo en FB Live y hablemos de este y otros temas.

*Sígueme en redes sociales: @ginatager

Deja tus comentarios sobre este artículo