SER > MENTE
Domingo, 24 de diciembre de 2017

¡Olvida los propósitos de Año Nuevo!: Wayne Dyer

POR: Wayne W. Dyer

 

Olvídate de las resoluciones de Año Nuevo en las que decides el primer día de enero cómo llevarás a cabo tu vida en septiembre, unos nueve meses después. He aquí el por qué: cualquier propósito que implique que tomes decisiones sobre un comportamiento futuro a largo plazo refuerza la noción autodestructiva de vivir en el futuro en lugar de hacerlo en el momento presente.

De hecho, puedes ir resolviendo hasta que las vacas vuelvan a casa, y todavía tienes que vivir tu vida como todos los demás en este planeta: UN DÍA A LA VEZ. Las preguntas importantes que debe hacerse son: “¿Cómo voy a usar mis momentos actuales este año?” y “¿Los desperdiciaré al revisar cómo me comportaba o cómo me gustaría comportarme en el futuro, en lugar de resolver vivir cada día al máximo?”

Lo que puedes hacer es establecer metas diarias para ti mismo, y luego decidir comenzar a vivir con la conciencia del momento presente por el resto de tu vida. Por ejemplo, en lugar de decidir que vas a renunciar al azúcar durante un año, resuelve elegir un día sin comer azúcar. Prácticamente cualquier cosa puede hacerse si es solo por un día.

Cuando vas por un día entero sin comer azúcar (o cualquier otro comportamiento nuevo), eres una persona totalmente diferente al final de ese día. Aprende a dejar que esa persona totalmente diferente decida el segundo día si quiere hacerlo nuevamente en este nuevo día, en lugar de dejar que la misma persona de siempre decida que será difícil. Entonces, ¿de qué sirve? “Siempre deja que lo nuevo tome la decisión, y entonces estarás viviendo tus momentos presentes”.

Ya sabes lo fácil que es renunciar a un propósito, y puedes haber atribuido esto a algún defecto de carácter o debilidad de la personalidad. ¡No es así! Renuncias a tus resoluciones porque tu mente se resiste a la idea de tratar de vivir la vida en largos períodos, cuando es evidentemente imposible hacerlo.

Es simplemente una cuestión de preguntarse al principio del día: “¿Cómo deseo llevar a cabo mi vida hoy?” Entonces, empieza a cumplir tus objetivos para el día de manera muy directa. Cuando seas bueno en vivir tus momentos presentes un día a la vez, te verás cambiando justo ante tus propios ojos sorprendidos.

Recuerda, cualquier persona puede hacer cualquier cosa sólo por un día, así que sintoniza las oraciones que te mantienen encerrado en tus viejas formas autodestructivas y comienza a disfrutar cada día de tu brillante año nuevo.

Deja tus comentarios sobre este artículo