SER > MENTE
Lunes, 27 de julio de 2015

La vida, en sí misma, es la espiritualidad…

serespiritual

Hola mi gente bella; quiero hablarles sobre lo más importante que hay en nuestra existencia y es la vida misma.

Como les he dicho en ocasiones anteriores vivimos en un Universo Polar, esto significa que nuestra consciencia se desenvuelve entre lo positivo y lo negativo, pasando por un sin fin de intermedios entre estos dos polos, esto provoca que vivamos en dicotomía y experimentemos aparentemente la separatividad, por eso calificamos la materia (-) y la espiritualidad(+) y nos montamos en la ilusión de que estamos aislados de lo espiritual por vivir en un mundo material, de hecho así nos lo han hecho creer y así lo aceptamos. Esta división aparente nos resta PODER y creemos que no somos capaces de hacer que el Universo trabaje para nuestro desarrollo, sino que somos veletas que el Universo mueve a su antojo de aquí para allá y que nos subyuga con una ley que se llama Karma.

Pues les quiero decir que esto es completamente falso y es falso porque es una “ilusión” creada por nuestra mente concreta que se maneja entre la dicotomía polar (+) y (-).

Precisamente el objetivo evolutivo consiste en liberarnos de la ilusión de la polaridad y unificarnos en la esencia del ser. Para ello el hombre ha creado e inventado religiones, escuelas espirituales, grupos, sectas y todo cuanto pueda salir de su cabeza con el supuesto interés de llevarnos a la espiritualidad o manipularnos con la zanahoria de la espiritualidad. Siempre estamos buscando afuera los símbolos que creemos representan la espiritualidad por eso corremos como borregos a escribir amen cuando un desocupado pone una supuesta imagen de Jesús y escribe la primer tontería que se le viene a la cabeza, según él para “congraciarse” con Dios y creer que es digno de su misericordia; o reverenciamos a los jerarcas de las diferentes iglesias como hombres “santos” y “buenos” que conocen la Verdad, o realizamos los rituales más complejos y elaborados para creer que estamos siendo espirituales, algunos se van en procesiones que duran días bajo las condiciones climáticas más adversas para sentirse que son siendo vistos por la virgen o el santo de turno y que entonces están siendo acogidos bajo la “gracia” de este excelso personaje. En fin son infinitas las representaciones espirituales que se inventa el hombre para creer que es espiritual; pero en realidad todo eso sale sobrando, porque eso no son más que clichés de eras pasadas donde la humanidad necesitaba ídolos para creer en Dios, claro que aún lo sigue haciendo.

La verdadera espiritualidad está dentro de cada quien; late en su corazón, porque es precisamente en este órgano donde se conecta el cordón de CONSCIENCIA DIVINA DEL YO SOY (DIOS) y emana de allí LA VIDA que es DIOS, es de allí que SOMOS SERES VIVOS con una identidad individualizada y consciente en estos planos inferiores; a cada momento de nuestra existencia estamos siendo sostenidos por toneladas incalculables de la ESENCIA DIVINA DE DIOS, que se manifiesta como la VIDA, por eso cuando se desconecta este cordón, deja de latir el corazón y nos retiramos como almas a otros planos.

Cada acción que se está presentando en tu vida es para que la trasciendas y para ello debes UNIFICARTE en CONSCIENCIA DIVINA; ¿qué significa esto?

Que cuando se están presentando las lecciones de vida, tú debes enfocarte en tu CORAZÓN y tomar consciencia de tu YO SOY para que sea a través de esta CONSCIENCIA ESPIRITUAL, que puedas superar la lección y extraer la esencia de la misma.

Pondré un ejemplo:

En tu relación de pareja comienzan a presentarse problemas y las discusiones cada vez se vuelven más frecuentes, cada uno quiere imponer sus razones al otro, esto se convierte en el cuento de nunca acabar, la situación se hace insostenible y en ocasiones llegan hasta la violencia misma. La solución más sencilla aparentemente es el divorcio o la separación, con ello se piensa que se “acaban” los problemas y que la vida va a seguir como si nada hubiese ocurrido.

La realidad es bien distinta si la apreciamos desde el punto de vista kármico; esas relaciones rotas, dañadas por el veneno del odio, la ira y la intolerancia, tienen que ser compuestas en algún momento de la existencia de esos seres, puede que no sea en esta encarnación, quizás sea en alguna encarnación más adelante, pero de que los van a volver a juntar para que arreglen sus diferencias, de eso no les quepa la menor duda y lo interesante del asunto es, que las condiciones van a ser más difíciles y duras, pues en la anterior no despertaron consciencia sobre la relación y la lección se perdió.

El Universo siempre buscará la forma de hacerte reaccionar para que aprendas la lección y para ello no hay límites; por eso vemos casos de parejas que viven circunstancias verdaderamente duras y que deben permanecer juntas hasta que superen sus diferencias.

Todo esto se podría superar sin necesidad del sufrimiento y el dolor; si al momento de presentarse las discusiones, yo en vez de dejar que mi personalidad sea la que tome el control y deteriore más la relación, me AQUIETO y doy el PODER a mi CRISTO INTERNO o al YO SOY y que sean ellos los que me guíen y me muestren el camino más apropiado para solucionar la situación; entonces el Universo conspiraría a mi favor creando las condiciones apropiadas para que la armonía y el amor florezcan; esto no quiere decir que necesariamente la pareja tenga que seguir hasta el día de la muerte de alguno; pues lo importante es que no queden sentimientos ni pensamientos de odio o rencor mutuamente; quizás se separen pero queden como grandes amigos que se respetan y se apoyan en sus respectivas vidas, o quizás siguen juntos hasta el final. Cualquiera que sea el rumbo, debe de estar enmarcado por el respeto y el amor, que es en ultimas la lección a aprender en la vida de pareja.

De la misma forma puede ser para cualquier situación; lo importante es saber que en todo momento somos espíritus hechos materia y que no estamos separados de la espiritualidad; pues la vida en sí misma es la espiritualidad. Vívela y disfrútala intensamente.

No me creas, compruébalo.

m.eulyon@gmail.com

Deja tus comentarios sobre este artículo