SER > MENTE
Viernes, 08 de diciembre de 2017

La conciencia es el primer paso en la sanación

La conciencia es el primer paso en la sanación o el cambio

POR: Revista Ser

 

Cuando tenemos un patrón enterrado profundamente dentro de nosotros, debemos tomar conciencia de ello para sanar la situación. Quizás comencemos a mencionar el tema, a quejarnos de él o a verlo en otras personas. Se eleva a la superficie de nuestra atención de alguna manera, y comenzamos a relacionarnos con él. A menudo atraemos a un maestro, un amigo, una clase o taller, o un libro para nosotros que comienza a despertar nuevas formas de abordar la disolución del problema.

En ocasiones nuestra reacción a esta primera etapa es pensar que el enfoque es tonto, o que no tiene sentido. Tal vez parezca demasiado fácil o inaceptable para nuestro pensamiento. No queremos hacerlo, nuestra resistencia surge muy fuerte. Incluso podemos sentirnos enojados por la idea de hacerlo.

Tal reacción es muy buena, si podemos entender que es el primer paso en nuestro proceso de sanación. Les digo a las personas que cualquier reacción que puedan sentir está ahí para mostrarles que ya están en proceso de sanación aunque ésta aún no se haya completado. La verdad es que el proceso comienza en el momento en que empezamos a pensar en hacer un cambio.

La impaciencia es sólo otra forma de resistencia. Es resistencia al aprendizaje y al cambio. Cuando exigimos que se haga ahora, que se complete de inmediato, no nos damos tiempo para aprender la lección relacionada con el problema que hemos creado.

Si deseas trasladarte a otra habitación, debes levantarte y avanzar paso a paso en esa dirección. Simplemente sentarte en la silla y exigir estar en la otra habitación no funcionará. Es lo mismo. Todos queremos que nuestro problema termine, pero no queremos hacer las pequeñas cosas que se sumarán a la solución.

Ahora es el momento de reconocer nuestra responsabilidad de haber creado la situación o condición. No estoy hablando de tener culpa, ni de ser una “mala persona” por estar donde estás. Estoy diciendo que reconozco el “poder dentro de ti” que transforma todos nuestros pensamientos en experiencia.

En el pasado, sin saberlo, usamos este poder para crear cosas que no queríamos experimentar. No estábamos conscientes de lo que hacíamos. Ahora, al reconocer nuestra responsabilidad, tomamos conciencia y aprendemos a utilizar este poder de manera consciente y positiva para nuestro beneficio.

Todos tenemos lecciones para aprender. Las cosas que son tan difíciles para nosotros son sólo las lecciones que hemos elegido para uno mismo. Si las cosas son fáciles para nosotros, entonces no son lecciones, pero son cosas que ya sabemos.

Deja tus comentarios sobre este artículo