SER > MENTE
Viernes, 04 de agosto de 2017

El miedo, la antítesis de la libertad: Osho

El miedo, la antítesis de la libertad: Osho

Texto original de Osho.com

Parece como si existiera una manipulación constante de los políticos y de los medios informativos para crear miedo. Por ejemplo, acabo de descubrir que en los Estados Unidos tengo diez veces más posibilidades de morir atragantado con la comida que a causa de una forma cualquiera de terrorismo. ¿Qué hay detrás de todo esto?

“Toda persona con la que has entrado en contacto te ha estado imponiendo miedo, porque el miedo es la antítesis de la libertad. Mientras más miedo tengas, menor es la posibilidad de la libertad. Mientras más miedo haya, menor la posibilidad de rebelión.

La sociedad, la iglesia, el estado, todos quieren que estemos en un constante estado de miedo: miedo a lo conocido, miedo a lo desconocido, miedo a la muerte, miedo del infierno, miedo de perder el cielo, miedo de no hacerte un nombre en el mundo, miedo de no ser nadie. Todo el mundo a tu alrededor desde tu mismo nacimiento está creando miedo. Ningún niño nace con miedo. Todos los niños nacen con libertad, duda, rebelión, individualidad, inocencia: todas grandes cualidades. Pero son indefensos, dependientes.

Pero cuando creces, puedes ver – puedes tratar de pelar la cebolla capa por capa – cómo los miedos han sido creados en ti, cuan incrédulo has sido, cómo las personas han explotado tu inocencia. El cura no tenía conocimiento de Dios, aún así te engañó y pretendió que él conocía a Dios. No tenía idea del cielo y el infierno; aún así te forzó a temer al infierno, a ambicionar el cielo. Creó codicia, creó miedo. Él mismo es una víctima de otras personas. Ahora puedes mirar atrás: tu padre no era consciente de lo que te estaba enseñando, de lo que te estaba diciendo“.

Osho, The Last Testament, Vol. 3 charla #23

 

Hay gente que ha llamado también a esta época “la era de la ira”, y cuando observo la forma en que las personas parecen expresarse estos días, a menudo parece que fuera así. El amor parece estar muy lejos. ¿Hay alguna conexión entre esta incitación al miedo y la erupción de tanta ira?

La vida debería estar rodeada de amor, no de miedo. Es el miedo el que crea la ira. Es el miedo el que finalmente crea violencia. ¿Lo has visto? El miedo es sólo una forma femenina de ira y la ira es una forma masculina de miedo. El miedo es una forma pasiva de ira y la ira es una forma activa de miedo. Así que puedes cambiar miedo por ira muy fácilmente, e ira por miedo muy fácilmente.

De vez en cuando viene alguien y me dice: ‘Tenemos mucho miedo’.

Yo les respondo: ’Vayan a golpear la almohada y enójense con la almohada’.

Ellos dicen: ‘¿Y eso para qué sirve?’

Yo digo: ‘¡Simplemente inténtelo!’. Y se convierte en una revelación incluso para ellos. Si pueden golpear la almohada con verdadera ira ardiente, inmediatamente el miedo desaparece, porque la misma energía gira y se vuelve activa. Estaba inactiva, entonces era miedo. El miedo es la causa básica del odio, el enfado, la violencia”.

Osho, The Dhammapada: The Way of the Buddha, Vol. 4, charla #7

 

Parece que la religión es una parte significativa del mismo problema, y no una parte de la solución ciertamente. Algunas veces no sé hacia dónde encaminarme.

No actúes de la manera en que el miedo te hace actuar. Actúa de la manera en que la alegría te hace actuar, no desde el miedo, porque todas las así llamadas religiones están basadas en el miedo. Su Dios no es más que el miedo, y su cielo y su infierno no son más que proyecciones de miedo y avaricia. La frase de Rumi es muy revolucionaria: ‘No actúes por miedo’. Todas las religiones le dicen a la gente, ‘Teman a Dios’…

Todos ustedes han estado viviendo con miedo. Sus relaciones existen con miedo. El miedo es tan abrumador – como una nube grande cubriendo tu vida – que dices cosas que no quieres decir, pero el miedo te hace decirlas. Haces cosas que no quieres hacer, pero el miedo te hace hacerlas. Sólo un poco de inteligencia se necesita para verlo”.

Osho, Om Shantih Shantih Shantih: The Soundless Sound, Peace Peace Peace, charla #11

 

¿Existe una manera de cambiar esta situación? ¿Podría incluso utilizar este miedo como ayuda para ir más allá de la mente y volverme más maduro?

Convierte este miedo en tu meditación. Y la mente preguntará una y otra vez: ‘¿Por qué? ¿De qué tienes miedo?’. No escuches esa pregunta; esa pregunta es peligrosa. Te llevará a más y más explicaciones verbales; es un camuflaje, una distracción del miedo. Simplemente penetra en el miedo mismo, con un gran amor por esta experiencia. Si aparece el temblor, tiembla; si sientes estremecimiento, entonces estremécete. No hace falta ocultarlo.

No te culpes por ser un cobarde; estos son trucos de la mente. Y la sociedad que te ha convertido en un gran experto en estas cosas, te condena inmediatamente de alguna manera: ‘Eres un cobarde. ¿Por qué estás temblando?’, e inmediatamente tú empiezas a reprimir ese temblor. Ese temblor reprimido creará una gran perturbación en tu ser.

Deja que se produzca: Tiembla gozosamente, disfruta de su vibración, penetra totalmente en ello, coopera con ello. Deja que el temblor te posea, Sé el temblor en sí… y surgirá una gran realización. El temblor desaparecerá y te quedarás con una paz tal, con un silencio tal como el que uno siente después de una tormenta, y sólo después de la tormenta. ¡Y lo que está viniendo hacia ti es una gran tormenta!

No lo ocultes, no luches, no te escapes con explicaciones. ¡Penetra en ello! Penetra en la tormenta. Y siente el miedo; no hay nada malo en ello. El miedo es tan humano como el amor, como la ira. Sé humano y dale la bienvenida al humano que hay en ti. Las viejas religiones han condenado mucho a la humanidad. Yo amo profundamente a la humanidad, con todo lo que es humano. Debido al antagonismo de las viejas religiones con la humanidad, se crearon los hombres de acero. Solían llamarlos santos. Ellos no fueron hombres reales; fueron ficticios porque no sentían el miedo humano, no sentían el amor humano, no sentían la ira humana.

Y no se trata de que hayan ido más allá, porque ¿cómo puedes ir más allá a menos que vayas cada vez más profundamente en ello? Sí, uno va más allá, llega un momento en el que uno va más allá, pero el camino más allá hay que atravesarlo. El camino es a través; no hay otra forma y no hay atajos.

Utiliza por tanto este miedo como una gran experiencia. Penetra en él amorosamente, meditativamente, observando, contemplando… sin tener prejuicio alguno a favor o en contra. Penetra en él sin elección, sin gusto alguno o disgusto. El gusto y el disgusto son enfermedades de la mente. Por eso es que Sosan dice, y él es una de las personas que sabe: Gusto y disgusto son enfermedades de la mente. Abandona la enfermedad, penetra simplemente en ello, y tu experiencia será enorme junto con la realización que esta produzca”.

Osho, The Tongue-Tip Taste of Tao, charla #1

Deja tus comentarios sobre este artículo