MEDITACIÓN

Siete consejos que me han sido muy útiles: Jodorowsky

¡No eres el único ser consciente en el mundo! Si eres capaz de un acto generoso, debe haber otros seres como tú que pueden hacer lo mismo

La fuerza versus El entusiasmo

POR:Veet Pramad   La primera carta que vamos a comparar dentro de esta perspectiva de cambio de los tiempos y las ideas es la que en las barajas de Marsella y Waite se llama “La Fuerza”, en el Egipcio “La Persuasión”, en el Osho Zen “El Avance” y “Lust” en el de Thoth (A. Crowley y F. Harris) cuya      mejor traducción sería “El Entusiasmo”. En los Tarots de Marsella que comienzan a aparecer en 1604 vemos una mujer elegantemente vestida cerrando la boca de un león, su título es la Fuerza. Sería la fuerza de carácter que en aquella época significaba la capacidad de dominar las llamadas “bajas pasiones” representadas por el león. Concepto perfectamente sintonizado con la doctrina católica que, altamente disociativa, postulaba que el alma es la casa de Dios mientras que el cuerpo es la casa del diablo y predicaba mortificar el cuerpo para purificar el alma. Y si vamos al Tarot de Visconti Sforza, el más antiguo que conocemos, de mediados del siglo XV encontraremos un hombre golpeando a un pequeño león probablemente inspirado el mito de Hércules y el león de Nemea que después también aparece ilustrando este Arcano en el Tarot Mítico (1984) de Liz Greene y Juliet Sharman-Burke. En el Tarot de Waite (1910) esta idea de dominio de la razón sobre la animalidad está más clara, no solo por la posición de las manos, sino también por el rabo entre las piernas del león. Waite, aunque contemporáneo de Freud, no entendió, o no quiso entender, que la mayoría de las neurosis proceden de la contención de las llamadas “bajas pasiones”, es decir, del lado animal: emociones, instintos (las fuerzas que nos mantienen vivos como individuos y como especie), los impulsos vitales y las necesidades corporales y biológicas. A pesar de eso muchos tarotistas usuarios de los Tarots de Marsella, de Waite y otros, sugieren para sus consultantes cuando esta carta aparece, dominar sus pasiones, reprimir sus impulsos instintivos y emocionales, ignorando que todo lo que reprimimos se acumula y nos manipula, corriendo el riesgo de un día explotar para fuera y hacemos una barbaridad en el mundo externo o explota para dentro y destruimos el cuerpo físico. Otros cambian la interpretación de la imagen diciendo que la mujer no está cerrando la boca del león sino abriéndola como si fuese su dentista. Hasta Jodoroswky dice: “Habrá que preguntarse si la joven de La Fuerza permite la expresión del lado animal o está intentando refrenarlo”. Crowley le quita la ropa a la mujer y la sienta encima del león, finalmente la fuerza motriz del ser humano está en su lado animal, rompiendo con la idea de control, dominio y represión de los Tarots antiguos y no tan antiguos. La rienda que une la mujer y el león es roja, del color de la pasión que los une. La fuerza no puede venir de la lucha, del control de una parte del ser sobre la otra, sino de la unión como dice el refrán. La carta ilustra la INTEGRACIÓN DEL LADO ANIMAL CON EL RACIONAL, identificando, respetando y acogiendo lo que llega del lado animal: las emociones, los instintos (las fuerzas que nos mantienen vivos como individuos y como especie), los impulsos vitales y las necesidades corporales y biológicas, dándoles con la mente la expresión práctica más adecuada posible. No se trata pues de reprimir, dominar o sublimar. Como efectos colaterales de esta integración viene un aumento de la autoestima, la vitalidad y la autoconfianza, del placer, de la alegría de vivir y del entusiasmo, sintiéndonos más energizados, sensuales, bonitos y sexys. Además la energía creativa que biológicamente está dirigida para garantizar la continuidad de la especie llenando de chamacos el planeta puede ser elaborada y canalizada por el lado racional y expresada en un amplio abanico de posibilidades creativas como muestra la matriz también roja que se abre surgiendo de ella 10 (nº de las sephirot o emanaciones del Principio Creador en el Árbol de la Vida) cuernos-serpientes, como se corresponde con el signo de León, atribuido a esta carta, símbolo de la creatividad. Otros Tarots modernos también rompen con la idea de la contención del lado animal, como son el de la Golden Dawn (1977) creado por Robert Wang con la orientación de Israel Regardie exsecretario de A. Crowley, el Cósmico (1988) de Norbert Losche y el Osho Zen (1994) de Deva Padme. Además vemos en la carta de A. Crowley un nuevo modelo de lo femenino, rompiendo con la idea de la mujer que reprime su sexualidad y libertad, la mujer que renuncia a desarrollar sus talentos para quedarse prisionera del hogar familiar, degradada a la categoría de hembra paridera y empleada doméstica, satélite de su marido e hijos. Ese viejo modelo inspirado en la virgen María que no tuvo placer ni cuando fue fecundada (imaginen con aquella cosita del palomo…), está siendo sustituido progresivamente por el de la mujer dueña de su cuerpo, de su sexualidad, de su vida y de su tiempo.

Un tarot para la nueva era

Estamos entrando en un nuevo tiempo, la Nueva Era, la era de Acuario, era de Horus. Según los astrólogos se caracteriza por la manifestación práctica en todos los planos

Osho: El mito de la superación personal

todos los esfuerzos por superarte a ti mismo están condenados al fracaso porque el problema está en quien está haciendo el esfuerzo: el ego…

Más allá de la felicidad y la infelicidad

La felicidad no tiene que ver con lo que tú tengas o no tengas. La felicidad tiene que ver con lo que tú eres, nos comparte Osho…

La importancia de relacionarse con otros

El amor crece solamente en una intimidad y confianza profundas. Si cambias las personas, de A a B, de B a C, esto es como si trasplantaras tu ser

Consejos de meditación de Deepak Chopra

Algunos piensan que el propósito de la meditación es poder controlar el estrés, desconectarse, alejarse de todo. Lo anterior es parcialmente cierto…

Meditación: Conciencia y relajación en tu vida

No hace falta estar tenso. Si estás limpiando el piso, ¿qué necesidad hay de estar tenso? O, cuando estás preparando la comida…

Vuélvete como la claridad de un cielo sin nubes

Si meditas en un cielo despejado, sin nubes, sentirás súbitamente que la mente está desapareciendo, que la mente se desvanece…