Viernes, 04 de agosto de 2017

La relación entre emprender y amar lo que haces

Por: Blanca Patricia Galindo

Una de las principales razones por las cuales muchas veces no nos atrevemos a emprender, sobre todo si somos mujeres, es que nos dejamos inmovilizar por el miedo. Sí, ese mecanismo que si se usa positivamente puede ser un gran protector, pero si no, se vuelve en un ancla que no nos deja volar.

Pero hay un antídoto contra eso, y contra todo en la vida: EL AMOR. Sí, el amor a lo que haces, de manera que, como diría Mabel Katz, representante mundial del Ho’oponopono, podrías realizarlo incluso si nadie te pagara por eso.

Y justo eso es lo que necesitas como emprendedora: amar lo que haces, sin importar la actividad que quieras realizar ni los obstáculos que tengas que sortear para lograr aquello que durante muchos años, o quizá en un instante fugaz, te imaginaste para sentirte plena y poder tener una forma de vida tranquila y en medio de la abundancia.

  1. Una de las primeras cosas que siempre sugiero es que definas con la mayor exactitud posible aquello que quieres lograr
  2. Posteriormente, ESCRÍBELO con todos los detalles que puedas, incluso el cómo huele, se siente y se escucha aquello que anhelas, aunque se trate de algo que pienses que no puede ser percibido por los cinco sentidos
  3. Siente si tienes talento para lograr eso que anhelas. Y si no lo tuvieras (lo cual es difícil, pero no imposible), piensa en quién puede ayudarte a darle forma. Yo, por ejemplo, no soy diseñadora, pero Marjorie que hace posible las imágenes de esta revista es genial
  4. Una vez que ya identificaste cuáles son tus ideas y talentos, pregúntate y responde con total sinceridad si TE VALORAS lo suficiente como para hacerlo realidad. Si dudas en esto, lee, ve y escucha materiales de autoayuda que te impulsen
  5. ¿Crees que necesitas dinero para lograr tu sueño? Sí, y no. Lo primero que debes tener en mente es que el dinero es algo emocional, es energía, y ésta no siempre se materializa en billetes y monedas sino en un fuerte trabajo interno y de equipo
  6. Si también piensas que tu idea de negocio es como muchas otras, ¡detente! Vas mal. Mejor analiza en qué te vas a DIFERENCIAR del resto. Créeme, ¡se puede!
  7. Y por último en esta publicación, ¡ARRIÉSGATE! Muchas veces habrás oído que tienes que salir de tu zona de confort, y es verdad. Porque como dice esta hermosa frase: “si no eres tú, quién; si no es ahora, cuándo”.

La vida sigue y siempre será el mejor momento para hacer realidad tus sueños, pero si te atreves a dar el primer paso, si logras superar el miedo y que éste sea tu motor, más que un obstáculo, entonces podrás decir: “¡LO HICE!”.

La próxima semana compartiremos sobre cómo crear nuestra propia marca, pero no en el sentido del markerting, sino del corazón. ¡Tenemos una cita pendiente en este espacio!

 

Sígueme en Facebook

Deja tus comentarios sobre este artículo